El golpe de Estado de la reina contra el primer ministro Brown

8 de junio de 2009

8 de junio de 2009 (LPAC).— El blogger del Partido Conservador "Coronel Smedley" escribió el 2 de junio que no se llevan bien la reina Isabel II y el primer ministro Gordon Brown, que el presidente Obama es muy cercano al exprimer ministro Blair y que la reina, Blair y Obama están trabajando a espaldas de Brown, quien se hunde cada vez más.

Smedley le pidió a Su Majestad que despidiera a Brown de su cargo por ser "una desgracia".

El informe del escritor conservador Smedley amplifica el que dió el Sunday Telegraph el domingo 7 de junio, que se reporta a continuación.

Smedley informa que fue Brown, y no el presidente francés Sarkozy, quien decidió que la reina no debería ir a Francia para el aniversario conmemorativo de la invasión a Normandía de la Segunda Guerra Mundial, y que Brown decidió que los franceses le respondieran a la prensa británica sobre el asunto.

También escribe que Brown "también estaría dispuesto a irritar a la reina. Siempre un hombre resentido, es altamente probable que la reina haya tenido conversaciones [con Brown] en relación a principios constitucionales, dado el fiasco de los gastos [el escándalo parlamentario], y a Brown pudo no haberle gustado que le advirtieran, como estaba en el derecho de hacerlo la reina. El y la reina simplemente no han congeniado... él ha estado renuente a confiar en ella como están obligados a hacerlo los PM".

Según el Coronel Smedley, "Blair y Obama han sellado una relación de grandes amigos". Informa que "Obama le sugiere [a Blair] que él debiera ver si él [obama] puede ser invitado por la reina. Obama no quiere quedarse atorado todo el día con Sarkozy y sus oportunidades infinitas de tomarse la foto, si es que hay oportunidades de tomarse la foto. Obama quiere tenerlos a todos a su favor, y la reina cubriría la demanda para los medios informativos domésticos en Estados Unidos. Obama tampoco quiere pasarse todo el día hablando patrañas con Brown o, mediante un intérprete, con Sarko. Una conversación placentera y refinada con la reina le caería muy bien. Asi que se echa a andar el plan de Obama, con la bendición de Blair".

En su enorme noticia de ocho columnas de ayer, que publica una caricatura de Brown tambaleandose en el trono, el Sunday Telegraph de Londres informa que está operando un "complot coordinado por ministros del gabinete" cercanos al primer ministro Tony Blair para sacar de su puesto al actual primer ministro Gordon Brown.

El Telegraph dice que "un grupo de Blairistas... se reunieron en secreto durante meses y trataron de coordinar las renuncias [en serie] de la semana pasada" de los ministros de gabinete de Brown.

Hazel Blears renunció el 3 de junio, James Purnell el 4 de junio, John Hutton el 5 de junio, y Caroline Flint también el 5 de junio. Estos cuatro funcionarios eran, respectivamente, Secretario de Estado para Comunidades y Gobiernos locales, Secretario de Trabajo y Pensiones, Secretario de Estado para la Defensa, y Ministro de Estado para Europa. Cada uno de ellos alegaron renuncir por su propia cuenta, pero se sabe que son cercanos a Tony Blair.