Ha hablado el Fuehrer

12 de junio de 2009

12 de junio del 2009 (LPAC).— En su primera reunión pública en apoyo a su plan de salud nazi en Green Bay, Wisconsin, este jueves 11 de junio, Barack Obama habló no como el Presidente de la República sino más bien como el Fuehrer, dictando lo que va ó no a permitir.

"Para el Gobierno, el costo creciente de Medicare [el servicio médico gubernamental para mayores de 65 años] y Medicaid [el servicio médico gubernamental para pobres e indigentes] es una de las amenazas más grandes a nuestro déficit federal. Mayor que el del Social Security. Mayor que el de todas las inversiones que hemos hecho hasta ahora. De modo que si les preocupa el gasto y los déficit, tiene que preocuparles el costo de la atención médica.

"Nosotros tenemos el sistema de atención médica más caro del mundo. Gastamos casi 50% más por persona en el servicio de salud que el de la nación siguiente que más gasta. Pero vean esto, Green Bay: no por ello somos más saludables. No necesariamente tenemos mejores resultados... Aquí mismo en Green Bay, ustedes consiguen más calidad con menos dólares de atención médica que en muchas otras comunidades de todo el país".

Lyndon LaRouche señaló al respecto: "¿La amenaza más grande? ¿Más grande que los fondos de la propia campaña presidencial de Obama? Claro que se pueden reducir costos. No más tienes que matar a todos los mayores de 60 años. Él puede hacerlo, al menos temporalmente, hasta que le llegue el turno".

Obama dijo luego en tono rimbombante: "Si no hacemos nada, en una década estaremos gastando, en atención médica, uno de cada cinco dólares que ganemos. En treinta años, será uno de cada tres. Eso es insostenible, eso es inaceptable, y yo no lo voy a permitir como Presidente de los Estados Unidos".

Tras indicar que él busca reducir $2 billones de dólares en el servicio de salud en la siguiente década, Obama prometió identificar "cientos de miles de millones más en ahorros en los días venideros", aparte de los "cientos de miles de millones en ahorros" que ya ha identificado en el presupuesto de Medicare y Medicaid.

Luego habló de nuevo el Fuehrer: "Pero lo que yo no voy a aceptar es el retraso sin fin o un rechazo de que esa reforma necesita ocurrir".

Durante el período de preguntas y respuestas, Obama se quejó de que "el problema es que el sistema de atención médica incentiva a que todo doctor realice más y más exámenes. Los doctores debieran trabajar como equipos, de manera que no se dupliquen los exámenes; no se recete en exceso; qué tan rápido puedan hacer que la gente salga del hospital. Entre más incentivemos el servicio preventivo de alta calidad, el bienestar, ... [mejor]. De los pacientes, 20% representan el 80% del costo. El mayor problema en particular que tenemos en términos del déficit es Medicare y Medicaid. Mi programa de estímulo es apenas 7-8% del déficit. Tenemos que reducir la curva del costo de la atención médica. La verdadera pesadilla es Medicare y Medicaid".