¡Oye amigo, se está enfriando!

10 de julio de 2009

8 de julio de 2009 (LPAC).— Aunque el Senado de los EU y el Grupo de los 8 siguen con su griterío interminable sobre los gases de invernadero, la naturaleza no está cooperando.

El clima global ha entrado en una fase de enfriamiento y de actividad solar reducida, lo cual algunos expertos creen que podría llevar a la pérdida de muchas cosechas y a la escasez de alimentos. El temor más serio es que la continua baja actividad del Sol presagia un período extenso de enfriamiento, lo suficiente para quizás traer otra Pequeña Era Glacial. Cualquiera que no este abordando esa realidad, está nada más echando burbujas al aire.

La temperatura global de la Tierra ha estado disminuyendo durante los pasados 8 a 10 años. El enfriamiento que fue observado en los datos de la temperatura por satélite de mayo de 2008, anularon el aumento del promedio global de temperatura de 0.6 grados centígrados durante los últimos 150 millones de años, lo cual Al Gore decía que representaba un calentamiento global muy peligroso. La última ultima publicación de los datos de la temperatura promedio global por satélite, de junio de 2009, reveló otra gran caída en la temperatura de la Tierra. Esta última caída en las temperaturas globales significa, a pesar de todas las historias de terror sobre osos polares ahogándose y elevaciones masivas del nivel del mar, que la temperatura de la Tierra ha disminuído 0.74 grados Fahrenheit o 0.39 grados centígrados, desde que el ex vicepresidente Al Gore lanzó su comedia documental de horror y ciencia ficción llamado "Una Verdad Inconveniente", en enero de 2006.

Una de las maneras de calcular el comportamiento futuro del Sol, consiste en observar la duración de los ciclos solares. El Sol normalmente pasa por un ciclo de 11 años de incremento y disminución de actividad, como lo muestran fenómenos tales como la aparición de manchas visibles sobre su superficie. Los registros sobre estas manchas solares datan de hace cuatro siglos desde la llegada del telescopio.

Los ciclos solares normalmente duran 11 años, pero podrían ser más cortos o más largos. El ciclo solar actual (el numero 23) lleva hasta ahora 13 años de duración y el ciclo solar 24 todavía tiene que arrancar en serio. Históricamente, la última vez que un ciclo solar tuvo más de 13 años de duración fue el ciclo solar 3, que precedió el Dalton Mínimum, un periodo frío de 1796 a 1824, durante lo que se le denomina la Pequeña Era Glacial, causada por una baja actividad solar durante los ciclos solares 4 y 5. Durante el Dalton Mínimum, hubo varias perdidas severas de cosechas y escasez de alimentos.

Investigadores sobre el Sol admiten que el conocimiento del Sol es limitado, pero se han encontrado ciertas correlaciones entre la actividad solar y la temperatura de la Tierra. La mejor correlación es entre la duración de un ciclo solar y la temperatura durante el siguiente ciclo solar, lo cual fue demostrado por primera vez en 1991 por dos investigadores daneses, Egil Fris-Christensen y Knud Lassen. El geólogo australiano David Archibald, usando esta correlación, descubrió que cada incremento de un año en la duración del ciclo solar causará una disminución de 0.5 grados centígrados en la temperatura de la Tierra durante el ciclo siguiente. Basándonos en el trabajo de Archibald, podríamos ahora esperar un declive de la temperatura promedio global de cerca de 1.5 grados centígrados durante la duración del ciclo solar 24. Eso es suficiente para causar cambios climáticos serios.

Si ocurren condiciones similares después del presente mínimo solar en curso, y si hay una caída grande en la temperatura debido a un Sol inactivo, podría haber más tensión en el mundo en el futuro con relación al suministro de alimentos.

La reciente inactividad continua del Sol es congruente con los pronósticos que llegan del Observatorio Pulkovo en San Petersburgo, durante los dos últimos años. El 22 de enero de 2008, el veterano científico Khabibullo Abdusamatov, jefe del Laboratorio de Investigación Espacial en el Observatorio Pulkovo, dijo durante una entrevista con RIA Novosti, que "las temperaturas de la Tierra se han estabilizado en la década pasada y que el planeta debe prepararse para una nueva Era Glacial en vez de calentamiento global".

Abdusamatov advirtió de manera correcta, al inicio de 2008, que las temperaturas globales descenderían un poco ese año, en vez de subir, debido a la baja radiación solar sin precedente en los últimos 30 años y que continuaría disminuyendo, inclusive si las emisiones industriales de bióxido de carbono llegaran a niveles récord. De acuerdo con el pronóstico de Abdusamatov de 2008, para el 2041, la actividad solar llegará a su mínimo de acuerdo a un ciclo de 200 años y un periodo de intenso enfriamiento azotará a la Tierra para, aproximadamente, el 2066-2060. Durará mas á menos de 45 a 65 años y para mediados del siglo 21, el planeta enfrentará otra Pequeña Era Glacial.

No solamente es disparatado, para los planificadores políticos, ya sea del Congreso de los EU o del Grupo de los 8, estar hablando acerca del calentamiento global y no acerca de la perspectiva, en verdad real, de que vengan 20 o 30 años de enfriamiento global que causará escasez de alimentos a gran escala y que agregará más retos frente a la crisis global de colapso económico.

Disfruten el verano mientras puedan. No va a durar mucho la diversión, como ya lo está aprendiendo el Presidente Obama.