La negativa del G-8 a fijar objetivos a corto plazo para reducir emisiones de carbono tiene implicaciones para Obama

12 de julio de 2009

10 de julio de 2009 (LPAC).— Según Lyndon LaRouche, el fracaso de la cumbre del G-8 en llegar a un acuerdo sobre medidas estrictas para reducir las emisiones de carbono tiene implicaciones para Obama, quien ha presionado para que se adopten estas medidas como parte de la campaña de genocidio global del Imperio Británico.

Al concluir la cumbre, el G-8 llegó a un acuerdo vacío de reducir las emisiones en un 80% para el 2050, pero no pudieron llegar a un acuerdo sobre objetivos de más corto plazo. Es más, la declaración del G-8 deja en manos de las naciones individuales, la decisión sobre sus normas para las emisiones de dióxido de carbono. Alemania y otros países europeos querían reducir las emisiones en un 80% de los niveles de 1990. Estados Unidos quería que los recortes se hicieran comparados con los niveles actuales. La declaración establece que las reducciones se harán comparadas con los niveles de los 1990 "o años posteriores".

El fracaso del G-8 en llegar a un acuerdo, impulsó a grupos de naciones más grandes, entre ellas China e India, a retractarse de sus propios compromisos con objetivos numéricos, que tenían planeado anunciar el jueves. También el hecho de que el presidente chino Hu tuviera que abandonar la cumbre antes de tiempo, debido a la desestabilización orquestada por los británicos en China, hizo imposible que se llegara a un acuerdo amplio sobre reducciones en emisiones en el Foro de las Economías Más Grandes el jueves, que estuvo presidido personalmente por Obama.

Como un indicio de que Obama no había hecho lo suficiente para los británicos, el secretario general de la ONU Ban Ki-moon reprochó al G-8 por no hacer lo suficiente sobre el calentamiento global.

En el caso de Rusia, el asesor presidencial ruso, Arkady Dvorkovoc dijo que Moscú planea alcanzar el objetivo del 40% para el 2020, pero dijo que el objetivo del 80% para el 2050 era "inaceptable para nosotros y bastante inalcanzable", a pesar de que había firmado el acuerdo prometiendo hacer justamente eso.