Los reguladores se rehúsan a doblegarse ante el "Zar Bancario" de Obama.

7 de agosto de 2009

5 de agosto de 2009 (LPAC).— El viernes pasado, el Secretario del Tesoro, Timothy Geithner, sostuvo una reunión de reguladores financieros, en la cuál se salió de control y literalmente los insultó con palabrotas por no acatar la línea de la administración con respecto a la "reforma" de la matriz reguladora financiera. De acuerdo con un reporte del Wall Street Journal del día de hoy, estuvieron presentes en la tunda (como mínimo) Sheila Bair, jefa de FDIC (Corporación Federal de Seguros de Depósitos, en español) y una crítica abierta de la reforma, el jefe de la Reserva Federal, Ben Bernanke y Mario Shapiro, jefe de la Comisión de Intercambio y Seguridad. El asunto, es la consolidación de los descuidos regulatorios en un único Supervisor del Banco Nacional, el cuál estaría colocado en ¡la Reserva Federal! El plan de Obama, creado por Larry Summers y el equipo del Comité Nacional Económico, también consolidaría las Oficinas de Supervisión al Ahorro (OTS, pos sus siglas en inglés) y al Contralor de la Moneda (OCC, por sus siglas en inglés), supervisor de los bancos regulados federales, como parte de la oficina del Supervisor del Banco Nacional.

Leyendo entre líneas se puede observar que esto dio pie para la audiencia del Comité del Senado sobre Banca y Comercio de Chris Dodd, donde testificaron los ya en la mira, John Bowman junto con Bair y (el hombre que se mantuvo para ganar lo más posible) el miembro del Consejo de la Reserva Federal, Dan Tarullo. En pocas palabras, mientras que nadie se puso al nivel de cuestionar el derecho de existir de la Reserva Federal, tampoco ninguno se echó para atrás, dejándole otro chichón al amoratado ego del Presidente Obama. Bair, y otros, repetidamente señalaron el hecho, de que un regulador consolidado, "como en Europa" (es decir, Gran Bretaña) no es garantía de que se impida un desplome bancario.