Los círculos de Blair reaccionan ante el avance de LaRouche

22 de agosto de 2009

20 de agostao de 2009 (LPAC).— Informes provenientes de Gran Bretaña indican que los círculos del ex Primer Ministro británico, Tony Blair, una vez más, están intentando organizar una campaña en contra del estadista Lyndon H. LaRouche. Estas acciones vienen como reacción a la oposición que se está formando como huelga de masas dentro de los Estados Unidos, que amenaza con derrotar las políticas estilo nazi del Presidente Barak Obama, quien es controlado por los británicos; una ola de fermento de masas por la cual los medios de comunicación en todo el mundo han reconocido ampliamente a LaRouche como su catalizador y el líder más visible.

El pretexto para esta reacción de Tony Blair, controlador de Obama, en contra de LaRouche, se centra alrededor del caso de Jeremiah Duggan, un súbdito británico que en marzo de 2003, en Wiesbaden, Alemania, se suicidó lanzándose a los carros de una autopista durante una hora de mucho tráfico. La investigación dirigida por las autoridades alemanas en la escena del suceso, llegaron a la conclusión de que el señor Duggan se había suicidado. Investigaciones posteriores, tanto en Alemania como en Inglaterra, confirmaron la conclusión original.

Círculos que están conectados a la Sociedad Fabiana británica y a Blair, que han manipulado a la familia Duggan, han tratado en repetidas ocasiones de reabrir el caso como pretexto para atacar a LaRouche. Todas las autoridades, tanto las alemanas como las británicas, que examinaron esta demanda han fallado que estas no tienen mérito. Ahora, a finales de junio de este año, la familia Duggan acompañada por esbirros de Blair, argumentaron haber presentado "nueva evidencia" ante el Fiscal General de Inglaterra y Gales y ante la Embajada de Alemania en Londres, que sembraría dudas sobre la investigación original.

En vista de que la investigación original hecha por las autoridades alemanas estuvo basada en la narración y el análisis de expertos forenses sobre la evidencia en la escena, todo lo cual ha sido revisado meticulosamente, la única evidencia nueva posible que pudiera ser relevante es la evidencia que aclararía qué es lo que motiva a estos socios de Blair que continúan diciendo mentiras sobre este caso.

Evidencias nuevas tales tendrían dos categorías:

En primer lugar está la evidencia conocida por la familia al momento del suicidio de Jeremiah, pero que fue encubierta entonces, sobre la historia de la salud mental del fallecido que podría explicar las razones por las cuales el señor Duggan se quitó la vida.

En segundo lugar está la nueva evidencia que aflora en el caso de David Kelly, un especialista de la inteligencia británica que puso al descubierto las mentiras dichas por Blair sobre la guerra de Iraq, y que falleció en circunstancias muy sospechosas, varios meses después que el señor Duggan, y que las autoridades británicas calificaron como suicidio.

El hecho es que, antes de que los Gobiernos de los Estados Unidos y Gran Bretaña se comprometieran a llevar a cabo la guerra del Primer Ministro Tony Blair contra Iraq, Lyndon LaRouche había aparecido dos veces en entrevistas en la BBC para señalar la campaña virulenta de ambos gobiernos, el de Bush y el de Blair, y en esas entrevistas LaRouche denunció que la premisa de esa política de guerra estaba basada en argumentos y hechos falsos. Poco tiempo después de estas apariciones de LaRouche en la BBC, un importante funcionario de inteligencia del Reino Unido de forma veraz denunció que la propaganda de Blair a favor de la guerra estaba "amañada". Poco tiempo después de esa declaración hecha por el Dr. Kelly, fue encontrado muerto, en lo que de manera apresurada, pero oficial, fue declarado un suicidio por círculos importantes relacionados al Gobierno de Blair. Esos funcionarios del Reino Unido, bajo la dirección del Primer Ministro Blair del partido Fabiano, defendieron las mentiras de Blair, y procedieron a meter a los Estados Unidos en la guerra de Blair y del vicepresidente Dick Cheney contra Iraq.

En la seacuela de esos acontecimientos, y de las continuas denuncias de LaRouche sobre el papel de Blair en el fraude para lanzar esta guerra, los círculos del Gobierno de Blair torcieron el suicidio de Jeremiah Duggan para usar de manera fraudulenta el suicidio de Duggan como forma descabellada de fraguar esas mentiras de estos esbirros de Blair en contra de LaRouche, en un esfuerzo de poner una cortina de humo alrededor de los hechos que rodeaban al supuesto suicidio del Dr. Kelly.