La sequía y la hambruna golpean a Kenya y Etiopía por falta de infraestructura

25 de agosto de 2009

24 de agosto de 2009 (LPAC).— Kenya y Etiopía viven una angustiosa sequía, elevados precios de los alimentos y hambruna, por la falta de infraestructura.

Mwai Kibaki, Presidente de Kenya, declaró desastre nacional como consecuencia de la sequía de enero, y esa emergencia continua. Se supone que las lluvias lleguen para marzo y a abril y continúen a todo lo largo de junio; este año en algunas partes del país no llovió. Hay una escasez severa de agua y de energía eléctrica; esta última depende de manera significativa de la generación hidroeléctrica. Hay racionamiento de ambas en Nairobi.

El Gobierno anunció el 11 de agosto que el ejército ayudará a distribuir alimentos, agua, y medicinas en la zonas mas golpeadas del país, y que está continuando la alimentación a los colegios durante el período de vacaciones. Sin embargo, mientras el Gobierno tiene 500,000 toneladas métricas de maíz en sus reservas estratégicas, el requerimiento mensual es de 300,000 toneladas y se espera que la crisis dure por meses más.

Etiopía se está enfrentando a su segundo año de sequías, de precios de los alimentos elevados y de hambruna. El 20% de la población (casi 14 millones) no tienen que comer. En las peores zonas, 62.000 niños menores de 5 años estaban siendo tratados por haber padecido en los primeros 6 meses de 2009 de una severa malnutrición aguda. Este año las donaciones recabadas para la comida fueron menos de la mitad de lo que fueron el año pasado, pero mas al punto, no ha habido construcción alguna de infraestructura que asegure la autosuficiencia del abastecimiento de alimentos, ni siquiera cuando las lluvias no llegan.

En vez de eso, Etiopía responde entregándole a inversionistas extranjeros grandes extensiones de tierras agrícolas. Va ha entregar 1.7 millones de hectáreas este año, y tiene planeado agregar a esto otro millón de hectáreas más tarde. Los inversionistas, cuyo interés es el de alimentar a su propia gente, son de los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, India, China y Corea. Un funcionario del Ministerio de Agricultura declaró: "Tenemos abundantes tierras y trabajadores, pero no tenemos el financiamiento y la tecnología para alimentar a nuestra gente". Y la razón es evidente: los inversionistas extranjeros no van a poner el financiamiento y la tecnología. Etiopía consigue trabajos agrícolas para algunos de sus ciudadanos y algo de divisas extranjeras, pero nunca desarrollo. Es el momento para un nuevo sistema de crédito internacional.