Sigue crisis de desintegración: China reduce expansión industrial vital

28 de agosto de 2009

27 de agosto de 2009 (LPAC).- El Consejo de Estado de China anunció hoy que ese país, productor de casi la mitad de la producción mundial de acero, tiene que tomar medidas para hacerle frente a la "sobreproducción" en industrias claves, incluyendo la producción de acero, hierro, cemento, aluminio y vidrio. A principios de semana, el primer ministro Wen Jiabao había advertido que a pesar de su programa de estímulo equivalente a $585 mil millones de dólares, China padecía un "período económicamente crítico", en contraste con las declaraciones desquiciadas que acababan de hacer días antes el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el presidente de la Reserva Federal de EU, Ben Bernanke. "Todavía tenemos enfrente muchos factores de inestabilidad e incertidumbre, y la situación económica todavía es muy grave" dijo Wen en Hangzhou, China central. Según citas del Diario de China, dijo que a pesar de las señales positivas, la recuperación es "inestable" y "desbalanceada". En especial, el sector exportador enfrenta una gran incertidumbre, dijo, pero al mismo tiempo, "el desarrollo económico del país carece aún de la vitalidad interna que le permita contrarrestar la crisis", dijo.

"La caída en la demanda externa pudiera continuar por un período más prolongado", creando sobreproducción en algunos sectores, y esto sería un gran obstáculo para un rebote en el crecimiento industrial, dijo Wen. De acuerdo al sitio electrónico del Consejo de Estado, Wen explicó que no debe haber un "optimismo ciego" sobre la economía. "Es difícil expandir significativamente la demanda interna en el corto plazo", dijo.

El problema real no es la "sobreproducción" sino el subconsumo a nivel mundial. China produce más acero que Japón, Estados Unidos, Rusias e India, combinados, según la Asociación Mundial de Acero. China también produce la mitad del cemento a nivel mundial, 1.45 millones de toneladas el año pasado, ocho veces más que India, el segundo mayor productor mundial. Si China parara su capacidad de expansión, se ampliaría aún más la brecha entre lo que el mundo necesita para su reconstrucción, después de décadas de desindustrialización.

El 13 de agosto, Li Yizhong, ministro de Industria y Tecnología de la Información, dio una conferencia de prensa en Beijing para anunciar una moratoria de tres años en las aprobaciones de nuevos proyectos del hierro y acero. Li Yizhong dijo que, de todos los sectores industriales, la "sobreproducción" en la industria del acero era "el más evidente". Este año, se calcula que la capacidad de producción total es de 660 millones de toneladas, pero la demanda es de solo 470 millones de toneladas. En los próximos tres años, se tiene que parar la expansión en los próximos tres años, dijo, aunque los proyectos ya en ejecución, que crearán nuevas capacidades de producción por 58 millones de toneladas, seguirán adelante.

"Si sigue la tendencia como ahora, la industria del acero entrará en un callejón sin salida"dijo.

Se anunció la moratoria a pesar del hecho de que China ya está llevando a cabo un gran proyecto para consolidar la capacidad actual, eliminando las fábricas de acero obsoletas. En los próximos años, se espera que las fábricas de acero en la provincia de Hebei recorten su capacidad de 120 millones a 80 millones de toneladas al año.

La producción de acero ha crecido en los últimos meses debido a las inversiones del gobierno, pero las exportaciones han disminuido. China produjo 50.7 millones de toneladas de acero en julio, un 12.7% más que el año anterior, pero las exportaciones de acero disminuyeron un 74%, a 1.81 millones de toneladas. En lo que va del 2009, las exportaciones de acero han disminuido en un 67%, a solo algo más de 11 millones de toneladas.

También se están frenando otras industrias claves, incluyendo cemento y químicos carboníferos. La capacidad de aluminio también es mucho mayor que lo que exige una economía mundial azotada por la crisis: la Corporación de Aluminio de China dijo hoy que la industria tiene alrededor de 600,000 toneladas en inventario, debido a la sobreproducción.

También hay problemas con el sector de energía eólica, pero deshacerse de proyectos superfluos, difícilmente afectará el futuro industrial de China.