Le quitaron la cortina al mago de Oz

4 de septiembre de 2009

4 de septiembre de 2009 (LPAC).- Con estas palabras caracterizó un miembro del equipo de un congresista demócrata a la situación actual de Barack Obama. En la película, después de que Dorothy aparece ante el Mago de Oz y le informa que derritió a la malvada bruja del Oeste, le dice que ahora quiere regresar a casa: "Queremos que cumplas tu promesa". El mago de Oz le responde que regrese al otro día y lanza una bravata: "No tan rápido, no tan rápido. Tengo que pensar esto un poco más. ¿Pretendes criticar al gran Oz? ¡No provoques la ira del poderoso y grandioso Oz. El gran Oz ha hablado". Dorothy exige que cumpla su promesa: "Si realmente fueras grande y poderoso cumplirías con tu promesa". El mago de Oz despotrica: "¡Criaturas malagradecidas. Considérense afortunadas de que les haya concedido una audiencia ahora y no en 20 años!". En este momento el perrito Toto corre y jala la cortina que lo cubre. Totalmente al descubierto, el mago se aplaca y suplica: "No le presten atención al hombre que está detrás de la cortina". Dorothy le pregunta: ¿Quién eres tú?. El responde que es el mago de Oz. Pero el espantapájaros le dice: "Tú eres un farsante". Al descubierto, acepta: "Soy un farsante". Dorothy le dice entonces: "Eres un hombre muy malo". Y él responde: "No, soy un hombre muy bueno. Nada más que soy un mago muy malo".

Lyndon LaRouche comentó que esta caracterización de Obama era muy buena y que no le iba a gustar nada a Obama.

Frente a una creciente huelga de masas en contra de sus políticas encabezada por Lyndon LaRouche, Obama se está escondiendo detrás de las cortinas que protegen la misma política de un "ejecutivo unitario" de la que fue pionero Dick Cheney, después del 11 de septiembre.

Como dijo hoy LaRouche, la Casa Blanca es disfuncional. Por lo tanto, el Presidente se está escondiendo. Sus ideas no son nada buenas, y todavía no está preparado para aceptar ninguna otra alternativa.

Miren lo que está haciendo. En relación a la política económica envió al vicepresidente Joe Biden a elogiar el programa de estímulo, que ha sido un fracaso absoluto. En cuando a salud, planea hablar ante una sesión conjunta del Congreso la próxima semana para insistir en su política nazi, que ya ha rechazado la población estadounidense. Y al mismo tiempo, planea ampliar la guerra en Afganistán, que ya se ha prolongado por casi nueve años, como lo expresaron hoy en conferencia de prensa Gates y Mullen.

Aunque Obama sigue negando el hecho de que su política es una política de eutanasia al estilo T-4 (de Hitler), ya le jalamos la cortina a Obama -producto de lo que hemos hecho en Estados Unidos con el compromiso infatigable con la verdad de LaRouche- y la verdad ha salido a la luz pública finalmente también en Gran Bretaña.

Hoy, el Daily Telegraph publicó una carta firmada por varios doctores y saca un artículo extenso poniendo al descubierto el hecho de que en el 2004, cuando Tony Blair era Primer Ministro, NICE llevó a cabo un programa llamado "Liverpool Care Pathway". Este programa, que ahora se ha extendido por todo el sistema de salud nacional británico (NHS por siglas en inglés), establece las pautas que le permite a los doctores aplicar la eutanasia a cualquier paciente que ellos determinen que está cercano a morir. En cuestión de horas de que se toma dicha determinación, se canaliza a la persona y se le somete a una "constante sedación profunda" a la vez que se le niegan alimentos y agua. Los doctores denunciaron esta política por ser una política de "eutanasia involuntaria".

En el año 2007-2008, 16.5% del total de las muertes en el Reino Unido fueron producto de una "constante sedación profunda". Esto significa que 1 de cada 6 muertes en el Reino Unidos bajo el sistema NICE de Blair, que Obama quiere imponer en Estados Unidos, fue producto de la eutanasia.

¿Cómo se le puede llamara a esta política y práctica, si no es que nazi?

Obama pretende imponer el programa de eutanasia T-4 de Hitler en Estados Unidos, reiteramos, como ya se llevó a cabo en el Reino Unido con Tony Blair.

LaRouche dijo de nuevo hoy que Hitler, sin la guerra, no hubiera tenido la capacidad de llevar a cabo sus políticas de vieja data de eutanasia.

Cheney hizo lo mismo con los ataques del 11 de septiembre de 2001. Cheney usó los ataques para buscar una dictadura, y a la vez, él y otros estaban tratando de asegurarse que nunca hubiera una verdadera investigación sobre el 11 de septiembre. Obama ha adoptado el mismo enfoque dictatorial de Cheney de un ejecutivo unitario. Esto está claro por lo que está haciendo, en especial su enfoque sobre el tema de los servicios de salud. Está actuando de manera anticonstitucional. Uno no puede menos que acordarse de lo que sucedió en el 2005 y 2006 con los nombramientos apresurados de Samuel Alito y John Roberts a la Corte Suprema de Justicia y concluir que los pusieron en la Corte para que defendieran las políticas de Cheney de un ejecutivo unitario.

Así que, Cheney y Obama no difieren mucho de Hitler y Mussolini. Todos están de acuerdo en la necesidad de una dictadura, como lo ha dejado en claro Obama en su política sobre los servicios de salud.

LaRouche también calificó el aumento de tropas que se avecina en Afganistán, anunciado por el nuevo jefe de operaciones en ese país, general McChrystal, como una "estupidez absolutamente MacCristalina".

Obama, agregó LaRouche, es más estúpido que Bush. No entiende lo que está haciendo. Solamente "desea que así sea". No siente la necesidad de elaborar excusas. Solamente busca poder sacarle la vuelta a los obstáculos a sus políticas desquiciadas. No conoce el significado de las palabras que está usando.

Dado que en este momento no podemos buscar un juicio político en su contra, debe permanecer en funciones y rodeado con asesores que aseguren que no intente ninguna política que sea destructiva para la nación. Recuerden, Nerón era cobarde. Sus actos de crueldad fueron producto de su cobardía.

Así que no se puede razonar o llegar a componendas con las políticas erradas de Obama. Es mejor ponerlo bajo control y mantenerlo bajo control.