En una maniobra desesperada, Obama se presentará ante el Congreso

5 de septiembre de 2009

4 de septiembre de 2009 (LPAC).- Al comentar sobre la última táctica del Presidente Nerón para presionar para que se apruebe su plan de salud nazi -hablar sin ser invitado ante una sesión conjunta del Congreso- el demócrata Richard O'Donnell advirtió que éste es un acto desesperado."Obama está dando un discurso que nunca pensaron que tuviera que dar... lo están haciendo por desesperación" dijo O'Donnell el miércoles 2 de septiembre durante su presentación en el programa Rachel Maddow en MSNBC. O'Donnell era oficial mayor de los demócratas en la Comisión de Finanzas del Senado 1993-1994, cuando el presidente Bill Clinton no pudo hacer que se aprobara su reforma a los servicios de salud. Restregando el fracaso, O'Donnell dijo "se suponía que septiembre iba a ser el mes de la ceremonia de firma de esta ley en el Jardín Rosado. Así que ahora están haciendo algo que no estaba en el libreto". Agregó que Obama está "en una situación realmente peor" que la que tenía Clinton cuando no pudo lograr su aprobación en 1994, cuando los republicanos estaban dispuestos a hablar con él.

Se dice que los dirigentes demócratas Harry Reid y Nancy Pelosi ni siquiera sabían de este discurso ante el Congreso -lo escucharon en los medios informativos, igual que todos los demás. Solamente después, se reunieron e invitaron formalmente al Presidente. La carta falsa dice, "Nuestra nación está más cerca que nunca de lograr reformar la seguridad en la salud, que bajará los costos, mantendrá la opción a escoger, mejorará la calidad y expandirá la cobertura. Estamos comprometidos a lograr este objetivo. Quisiéramos invitarlo a que hable ante una Sesión Conjunta del Congreso... Gracias por considerar esta invitación para hablar ante el Congreso y la nación".

El último Presidente que habló ante una sesión conjunta (que no fuese el Informe a la Nación o el discurso tradicional de posesión) fue George W. Bush el 20 de septiembre de 2001, para anunciar la guerra contra el terrorismo. Fuentes informadas de Washington le dijeron a LPAC esta semana que en verdad, después de 7 meses, Obama está siguiendo los pasos del "ejecutivo unitario" de Dick Cheney y Bush, y su decreto dictatorial sobre salud es un ejemplo de primera, además de echar atrás la posición de cerrar Guantánamo y someter a juicio a los prisioneros.

Lyndon LaRouche dijo el jueves, "Cheney usó los ataques para lanzarse por la dictadura, y en el camino, él y otros se aseguraron de que nunca se investigara realmente el 11 de septiembre. Obama ha adoptado el mismo enfoque dictatorial de Cheney de un ejecutivo unitario. Esto está claro por lo que está haciendo, especialmente su enfoque sobre el tema de salud. Está actuando anticonstitucionalmente".

Otros observadores informan que Obama cada vez se vuelve más maniático frente a su caída en las encuestas, y mientras que por un lado le dio hasta el 15 de septiembre a la comisión de finanzas del Senado para que lograra un acuerdo bipartidista y aprobaran en proyecto de ley, por el otro despachó a David "hacha" Axelrod a que anunciara que Obama estaba pasando por alto este proceso porque esto no podía esperarse hasta el 15 de septiembre.

Demócratas electos están retirando su apoyo a la política de Obama. No solo han anunciado numerosos demócratas conservadores que ellos no van a apoyar la política venenosa de Obama, sino que la senadora Blanche Lincoln (D-AR) dijo que ella no votará a favor de un proyecto de ley sobre salud que contenga una opción pública. Esto sucedió después de que anoche se presentaron más de 1,000 de sus votantes en su reunión ciudadana en Arkansas.