Agencia de la ONU pide reemplazar el dólar, en tanto que el dólar estadounidense se hunde y el valor del oro se dispara

9 de septiembre de 2009

9 de septiembre de 2009 (LPAC).- La Conferencia sobre Comercio y Desarrollo de la Organización de las Naciones Unidas (UNCTAD) publicó hoy su informe anual sobre comercio y desarrollo, y se convirtió en la primera agencia relacionada con la ONU en pedir efectivamente reemplazar al dólar estadounidense como moneda de reserva mundial por los DEG. Aunque la propuesta se plantea en términos hipotéticos, no hay duda de la dirección que lleva: botar al dólar y la soberanía nacional.

La propuesta de la ONU, que parece que salió de la Comisión de Expertos del presidente de la Asamblea General de la ONU sobre Reformas al Sistema Financiero y Monetario Internacional que dirige Stiglitz— se produce en un momento en que el dólar se está hundiendo rápidamente, y el dinero se aboca hacia el "refugio seguro" del oro, presionándolo al alza, por encima de los $1000 la onza.

La propuesta de los DEG está incluida en un informe extenso que cubre muchas bases, entre ellas una proyección de la crisis económica a largo plazo, y propuestas délficas para frenar la especulación, e incluso reintroducir los controles de capital. Sin embargo, de principio a fin, está definida por el economista imperialista, John Maynard Keynes.

Por ejemplo: encabeza con el siguiente ataque keynesiano a la especulación: "Los especuladores no pueden causar daño como burbujas en una corriente constante de empresas. Pero la posición es seria cuando las empresas se convierten en la burbuja en un remolino de especulación. Cuando el desarrollo del capital de un país se convierte en un derivado de las actividades de un casino, es probable que el trabajo sea pobre...". Esto fue tomado de la Teoría General de 1936 -y es consistente con el hecho de que fue Keynes en persona quien propuso por primera vez tasar las transacciones internacionales de los flujos monetarios especulativos.

El contexto en el cual Keynes hizo esa propuesta se ve reflejada mejor en el siguiente párrafo, del capítulo IV, que se da después de una discusión sobre la necesidad de estabilizar los tipos de cambio:

"Un paso que iría mucho más allá que la introducción de una cuenta sustituta sería darle la posibilidad a un nuevo "Banco Global de Reserva" o un FMI reformado para que emita una moneda de reserva "artificial", como sería el 'bancor', sugerido por Keynes en sus propuestas en Bretton Woods para crear una Unión Internacional de Clarificación. Se podría construir el sistema global de reserva nuevo sobre el sistema existente de DEGs (Akyuz, 2009)...".

Aunque el informe en sí no da la lista de los autores, parece que uno es Detlef Kotte. El Daily Telegraph lo cita diciendo lo siguiente:"El reemplazar al dólar con una moneda artificial resolvería algunos de los problemas relacionados con la posibilidad de que los países incurran en déficits grandes y ayudaría a la estabilidad". "Pero se necesitaría también un sistema de tasas de cambio controladas. Los países deben de mantener estables las tasas de cambio reales [ajustadas a la inflación]. Los bancos centrales tendrían que intervenir y si no lo hacen, una institución multilateral como es el Fondo Monetario Internacional, les debe decir que lo hagan".

Ambrose Evans-Pritchard, escribiendo desde una conferencia en Lake Como, Italia, muestra su sincronía con el informe de la UNCTAD. Ataca de nuevo al dólar usando de interlocutor a Cheng Siwei, ex vicepresidente del Comité Permanente de China y presidente actual de la campaña por una energía verde de China. Cheng dice que Beijing está consternado por la decisión de la Fed de recurrir a 'aflojar el crédito". "Nosotros esperamos que haya un cambio en la política monetaria en cuanto se produzca de nuevo un crecimiento positivo", dijo. "Si continúan imprimiendo dinero para comprar bonos, habrá inflación, y después de uno o dos años el dólar va a caer drásticamente. La mayor parte de nuestras reservas internacionales están en bonos de E.U. y esto es muy difícil de cambiar, así que vamos a diversificar el acrecentamiento de las reservas, en euros, yenes y otras divisas" dijo. "Definitivamente el oro es una alternativa, pero cuando compramos, sube el precio. Tenemos que hacerlo con cuidado para que esto no estimule los mercados", agregó.