Obama se encarrila con Cheney, exige se extienda la Ley Patriota

18 de septiembre de 2009

17 de septiembre de 2009 (LPAC).- Cada vez se vuelve más difícil diferenciar a un quitamotas imperial de otro. El miércoles, el títere británico Obama anunció que quería extender las disposiciones controvertidas de la Ley Patriota -promulgadas después de los ataques del 11 de septiembre en contra de EU, maquinados por los sauditas y los británicos— incluyendo la facultad de las agencias de espionaje federales de llevar a cabo interceptaciones de líneas telefónicas, ingresar a los registros empresariales y monitorear a los terroristas que supuestamente actúan "solos", según informó NBC-TV.

Esto le echará más combustible al enojo que crece en contra de la Presidencia al estilo Nerón de Obama, porque se da después de la decisión de Obama de seguir adelante con el programa de detener sin juicio, intensificar la guerra en Afganistán y continuar con la guerra en Irak y colocar áreas claves del gobierno federal bajo "zares" que evaden los poderes constitucionales del Congreso.

La oposición a la Ley Patriota abarca desde la derecha hasta la izquierda. Como candidato, Obama anduvo pregonando sus credenciales como ex profesor de Derecho Constitucional, y decía que se tenían que actualizar las instituciones judiciales para enfrentar al terrorismo, pero de una manera en que prevalezca el imperio de la ley y la responsabilidad ante los ciudadanos. Solo un narcisista, puede creer que la Ley Patriota encaje en ese proyecto de ley.