El empeoramiento de la crisis económica se ve hasta en las mentiras

28 de septiembre de 2009

28 de septiembre de 2009 (LPAC).- Ni siquiera los últimos reportes del Departamento del Trabajo y de la Oficina de Estadísticas, pueden esconder la realidad de la crisis de desintegración económica. A pesar de los intentos usuales de usar estas estadísticas para mentir sobre la situación económica, se puede ver un reflejo aproximado de la tasa de desplome, aunque está demostrado que en números absolutos hay una subestimación masiva, y de ninguna manera expresan directamente la realidad de la situación económica.

Hasta las cifras nuevas que el Departamento del Trabajo se ve forzado a reportar (para hacer creíbles sus mentiras) dejan mal parado el cuadro color de rosa de la recuperación descrito por el gobierno de Obama. Las últimas cifras (de julio) indican que ahora hay 6 desempleados estadounidenses compitiendo por cada nuevo puesto de trabajo. En el 2001, considerado un año de recesión, se informaba que había solo dos desempleados por cada nuevo puesto de trabajo. La contracción en los empleos está encabezada por los empleos manufactureros, que redujeron en un 50% su número de nuevos puestos de trabajo en comparación con el año pasado. Educación y Salud y servicios Profesionales y Empresariales rondan en poco más del 20% menos en comparación con el año pasado, en tanto que el gobierno, otrora el empleados de último recurso, redujo sus puestos en un 15%.

Por supuesto, hasta este cuadro con estas estadísticas son de color de rosa si se comparan con la situación real. Aunque el desempleo "oficial" ronda en un 9.7%, es probable que el desempleo real esté en el rango de tres veces esa cantidad. Como lo hemos demostrado anteriormente, el desempleo oficial no incluye a las personas que ya dejaron de competir en busca de oportunidades de empleo que se desvanecen, o las personas que se han visto forzadas a trabajar menos de lo que quisieran o de lo que necesitan para sobrevivir.'

Según el informe nuevo de la Oficina de Censos, "Ingreso, Pobreza, y Cobertura de Seguro de Salud en Estados Unidos (2008)", en el 2008 cayeron por debajo del nivel de pobreza 2.6 millones de personas más, en relación al 2007, lo que elevó la cifra oficial a 13.2% de todos los estadounidenses para el año. Pero aún así, esta cifra es mucho menor que el número de personas que realmente están viviendo en la pobreza, según el artículo del 26 de septiembre en el sitio electrónico economyincrisis.org. La línea oficial de pobreza se calcula usando una métrica simplista típica de los 1955: tres veces el costo anual de víveres (incluyendo la inflación). Usando esta medida, la línea de pobreza para el 2008 era de $ 21,834, mucho menor que la cantidad que realmente necesita una familia de cuatro para vivir por un año en cualquier parte del país. Dependiendo de la ubicación, se necesitan unos $ 38,000 o más, simplemente para irla pasando, según los cálculos del Instituto de Política Económica.

En realidad, cerca de un 20% de los ancianos en E.U. están viviendo en la pobreza (usando la métrica de la Academia Nacional de Ciencias). La cifra oficial para la tercera edad para el 2008 es de solo 9.7%. La tasa nacional de pobreza podría por lo tanto ser más del doble de la cifra oficial del 13.2%, (posiblemente hasta del 30%) lo que estaría más de acorde con nuestro cálculo más apegado a la realidad de 1/3 de desempleo en Estados Unidos.

Estos ciudadanos empobrecidos y desempleados son un polvorín de desesperación, listos para una revolución cuando, en su situación de vivir al día, ya ni siquiera puedan completar el día.

Es obvio que la solución de LaRouche es la única: hay que someter al sistema financiero a un proceso de quiebra, regresando así a un sistema de crédito nacional para reconstruir nuestro camino fuera de esta crisis. Apoyemos las soluciones de LaRouche antes de que estalle el polvorín.