Valerie Jarrett en el centro de los escándalos de corrupción olímpicos

5 de octubre de 2009

5 de octubre de 2009 (LPAC.— La asesora más íntima del presidente Obama, y asistente de la Casa Blanca, Valerie Jarrett, está en el centro mismo del escándalo por conflicto de intereses que estalló en torno al fracasado esfuerzo del Presidente para obtener la sede de los Juegos Olímpicos del 2016 para la ciudad del Presidente y de Jarrett, Chicago. No solo fue ella la principal cabildera de la Casa Blanca en la puja por Chicago; sino que en su calidad de exdirectora ejecutiva de una compañía constructora de Chicago que estaría licitando para obtener el contrato por mil millones de dólares para construir la Villa Olímpica, tenía muy buenas razones para poner un esfuerzo sobrehumano en obtener el voto en Copenhague, persuadiendo al Presidente para que pusiera en riesgo su prestigio personal para cabildear votos.

Aunque Jarrett alega que liquidó todos sus nexos de negocios en Chicago, pero arregló que su amigo de toda la vida Lori Healey, presidente de Chicago 2016 [el comité que promovía a la ciudad como sede olímpica] y ex oficial mayor del alcalde Richard Daley (Jarrett fue sub oficial mayor del alcalde) se reuniera con funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Urbano (HUD, en inglés), para solicitar un subsidio para vivienda de bajos ingresos que cubriera los costos de la construcción de la Villa Olímpica. Chicago, al igual que todas las grandes ciudades del país, está en quiebra y tenía que sacar una fuente creíble de efectivo para llevar a cabo el plan de construcción derrochadora que se sometió al Comité Olímpico Internacional como parte de la puja por Chicago. Jarrett también acompañó a Healey a una recepción en el Capitolio el 17 de septiembre para diplomáticos africanos, para poder ella ganarse sus votos a favor de Chicago en la votación del 2 de octubre en Copenhague. Cinco días después Jarrett estaba en la Ciudad de Nueva York, conferenciando en privado con el ex primer ministro británico Tony Blair sobre cómo arreglar los votos para Chicago. Blair había tenido éxito en cabildear ante el COI para que Londres fuera la sede de los juegos Olímpicos del 2012.

El 10 de septiembre, en la medida en que se aproximaba la votación, el presidente Obama le escribió una carta a los delegados indecisos del COI, prometiendo que, "si honran a Chicago con su elección, aseguraremos que los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos sean una prioridad fundamental para nuestra nación. Ya hemos creado una Oficina para el Deporte Olímpico, Paraolímpico y Juvenil en la Casa Blanca para los Juegos, y pueden contar ustedes con el apoyo de nuestro gobierno en la búsqueda de Chicago por ser los anfitriones de un evento inolvidable y por fortalecer el Movimiento Olímpico".

La notoriedad de Valerie Jarrett revivió algunos escándalos de sus días recientes en la política de Chicago. Debido a sus ligas con el alcalde Daley, la compañía de Jarrett, The Habitat Company, fue nombrada encargada de supervisión de la vivienda pública para la Autoridad sobre Vivienda de Chicago; esto, a pesar del hecho de que su compañía no cumplió con reparar las condiciones desastrosas en los apartamentos de Grove Parc Plaza en Chicago, lo que resultó que un 90% no se ocuparon. The Habitat Company manejó los apartamentos Grove Parc Plaza de 2001 a 2008, y manejó otro gran complejo subsidiado públicamente que fue incautado por funcionarios federales en el 2006, después de que se descubrieron abusos por todas partes. El Boston Globe, en su denuncia del 27 de julio de 2008, identificó a Jarrett, mentor del bufete jurídico e importante recabador de fondos de Obama, a Allison Davis, y al estafador Antoin "Tony" Rezko como tres de los íntimos de Obama que jugaron un papel clave en destruir la vivienda publica en Chicago, bajo una ley estatal patrocinada por el entonces senador estatal Obama, poniendo los intereses de bienes raíces privados a cargo de construir y mantener la vivienda pública, con dinero de los contribuyentes.