Obama sufre una derrota humillante por las Olimpiadas para el 2016

6 de octubre de 2009

3 de octubre de 2009 (LPAC).— A pesar de su viaje de último minuto a Copenhague para encargase personalmente de promover a Chicago como sede de los Juegos Olímpicos de 2016, la ciudad del presidente Obama fue eliminada en la primera ronda, apareciendo en último lugar entre las cuatro finalistas. Río de Janeiro fue la selección final del Comité Olímpico Internacional.

En cuestión de minutos, la noticia le daba la vuelta al mundo. El sitio de noticias de amplia difusión, Drudge Report, publicó un estridente encabezado, "The Ego Has Landed" (Aterrizó el ego) que en inglés se oye similar a la exclamación de los astronaútas que fueron a la Luna "The Eagle Has Landed". Luego le agrega el subtítulo de "El Mundo Rechaza a Obama: ¡Chicago fuera en la primera ronda!".

BBC publicó el siguiente comentario: "La sacudida por la eliminación de Chicago fue más grande debido al hecho de que se produjo en la primera ronda. Y mayor por el hecho de que el presidente Obama había tomado parte de sus valiosas horas de su apretada agenda y políticamente tensa, para viajar a Copenhague. Se dirá que le fallaron sus legendarios poderes de persuasión. aunque en realidad fue la puja de Chicago lo que le falló. Con todo, este es un momento que le permitirá a los detractores del Presidente argumentar que la Presidencia está perdiendo prestigio. Y planteará interrogantes sobre los consejos políticos que está recibiendo".

Un comentario en el Times de Londres se titula: "El fracaso olímpico de Obama solo agregará más dudas sobre su presidencia". El Times dice que fue una "humillación asombrosa" para Obama, que "la mera escala de la derrota fue una bomba" etc. Ahora, la percepción es que la "retórica encumbrada de Obama... simplemente no es suficiente cuando se trata de confrontar la miríada de desafíos de la Presidencia".

El encabezado del Daily Telegraph de Londres dice: "Barack Obama enfrentó la vergüenza y la crítica noche después de que falló su intervención personal para que Chicago ganara las Olimpíadas del 2016".

La ciudad de Chicago y sus elites financieras gastaron entre $50 y $100 millones de dólares en promover su fallida puja. Uno de los asuntos que se alegaron con relación a Chicago fue la dificultad que tienen muchos extranjeros para entrar a Estados Unidos después del período del 11 de septiembre. El New York Times destaca que en la sesión oficial de preguntas y respuestas, después de la presentación de Chicago, el miembro paquistaní del COI, Syed Shahid Ali preguntó qué tan fácil le sería a los extranjeros entrar a Estados Unidos para ver los Juegos, ya que a veces, dijo, "es una experiencia asoladora". Obama se adelantó a responder, pero no fue muy convincente por lo visto. El New York Times también dice que "Las 10 personas del equipo de puja por Chicago, encabezados por el Presidente y la señora Obama, hicieron una presentación muy cargada emocionalmente y con imágenes visuales sin meterse a profundidad en los detalles de la licitación".