En marcha los promotores de la muerte asistida, de Gran Bretaña a Washington DC

14 de octubre de 2009

14 de octubre de 2009 (LPAC).— En el momento en que la Comisión de Finanzas del Senado aprobaba el proyecto de ley de salud a la Hitler del gobierno de Obama, los promotores de la muerte dirigidos por los británicos estaba demostrando exactamente qué le espera a los estadounidenses, si no se para la dizque reforma a la salud.

Más espantosa fue la revelación del tabloide británico The Daily Mail, de que el protocolo médico denominado "Liverpool Care Pathway (LCP) patrocinado por la realeza, es responsable del asesinato de un hombre de 76 años de edad, a pesar de las objeciones vehementes de su esposa. Jack Jones, un sobreviviente de cáncer, fue al hospicio Liverpool Marie Curie a recibir atención respiratoria en enero del 2006, quejándose de dolor y dificultades para comer. El doctor ahí le dijo que el cáncer había reaparecido y lo puso en el Protocolo de Cuidado Liverpool, sedación profunda y privación de alimentos y agua: ¡Asesinato!

De hecho, esto es precisamente de lo que está acusando Pat, la esposa de Jones, al hospital. Después de la muerte de su esposo, ella supo que no había tenido una recurrencia de cáncer y que más bien tenía neumonía. Pero los doctores se negaron a realizar las pruebas que confirmaran sí sufría de neumonía, a pesar de que su esposa les pidió que descartaran esta posibilidad. Después de aceptar un arreglo fuera de la corte, la señora Jones dijo: "En lo que a mi concierne, su muerte fue homicidio. Es algo bárbaro y no quiero que ninguna otra familia tenga que pasar por lo que nosotros hemos pasado".

El artículo del Mail informa que cientos de hospitales y centros de cuidados usan el LCP, y se ha seguido hasta en unas 20,000 muertes al año.

Mientras tanto, el 13 de octubre, la organización Compassion & Choices (originalmente la Sociedad Hemlock) empezó un simposio de dos días en el Club Nacional de Prensa, en donde establecieron varios paneles para promover la eutanasia. Los informes del Movimiento de Jóvenes Larouchistas de la mañana del 13 de octubre indican que la asistencia difícilmente se podría decir que fuera estelar -unas 20 personas- y muchos paneles se estaban cancelando.

Sin embargo, el programa se extendía hasta el 14 de octubre cuando hablará Barbara Coombs Lee, la fuerza motriz tras las leyes en los estados de Oregon y Washington, y la discusión se orientará hacia la estrategia para promover su agencia de eutanasia.