Generales estadounidenses canalizan la presión británica para enviar más tropas a Afganistán

2 de noviembre de 2009

1 de noviembre de 2009 (LPAC).- La presión británica sobre Obama para que envíe más tropas a Afganistán está viniendo de otros funcionarios militares de E.U., además del comandante de la OTAN, general Stanley McChrystal. El teniente general William Caldwell IV, que está por tomar el mando de la misión de entrenamiento en Afganistán, le dijo a los reporteros el viernes en Fort Leavenworth, Kansas, que él cree que McChrystal va a obtener por lo menos una parte de las 40,000 tropas que ha solicitado. "Se tiene que hacer" le dijo a Associated Press, "Tenemos que hacer que esto triunfe".

Por separado, el general de división Mike Flynn, jefe de inteligencia de McChrystal, quien, al igual que McChrystal, proviene del mundo oscuro de las fuerzas especiales, dijo que la expansión de los grupos extremistas islámicos por todo Afganistán, "es la peor que haya visto". En una entrevista extensa con el Army Times, Flynn describe lo que él llama un "aumento de diez veces"en el número de insurgentes que operan en Afganistán desde el 2004, y dijo que muchos de los combatientes extranjeros provienen de Uzbequistán, Tajikistán, Turquía, Alemania y Chechenia.

Aunque hay pocas razones para dudar de que haya una afluencia de combatientes extranjeros congregándose en Afganistán, su esfuerzo por echarle la culpa de los problemas a Irán recuerda los esfuerzos del brigadier general Kevin Bergner y Elliot Abrams para provocar un ataque de E.U. contra Irán en 2007. Sin embargo, Flynn tiene incluso menos evidencia de dicha interferencia iraní en Afganistán. La única evidencia que puede presentar es un puñado de iraníes arrestados por las autoridades afganas, que encajan más el perfil de traficantes de armas y drogas. Sin embargo, Flynn declara que la Fuerza Quds de Irán "probablemente" está haciendo cosas en Afganistán que están matando a tropas de la coalición.