En temporada de cosecha, crisis en la producción mundial de alimentos

12 de noviembre de 2009

9 de noviembre de 2009 (LPAC).- En el hemisferio norte se acerca el fin de la temporada de cosecha y seguimos con una producción de granos y otros bienes básicos por abajo de lo que se necesita y pérdida en la capacidad agrícola. La producción de este año de todo tipo de granos está por abajo de la del 2008, y la oferta de proteína animal está ala baja. Esta crisis de alimentos y agrícola forma totalmente parte del caos monetario general y la desintegración mundial de la economía física. En especial el sector lechero se ha visto diezmado. El informe mensual para octubre del Departamento de Agricultura de EU nos aporta una visión instantánea de la escasez mundial de granos. A pesar de la aspereza de toda estadística internacional, los patrones generales muestran que los rendimientos de granos de la cosecha actual anual (trigo, arroz, maíz, sorgo etc.) están significativamente por abajo con respecto al año pasado, y alrededor de un 50% de lo que se requiere para tener un mundo bien alimentado. Se calcula que la producción mundial de granos para el año agrícola 2009-2010 es de 2,194.31 millones de toneladas métricas (mtm), que está 2,229.23 mtm por abajo de la producción de 2008-9.

La producción de arroz sufrió una caída dramática. A nivel internacional se estimó que en el 2008-9 se produjeron 445.67mtm, en tanto que en la cosecha anual para el 2009-10, la producción mundial pudiera ser de solo 433.65 mtm o menos. El arroz es el alimento básico de la dieta de millones en Asia y Africa.

En este contexto de caída en la producción y la existente escasez aguda, cualquier episodio metereológico adverso es un desastre automático. Por ejemplo, las condiciones de frío y lluvias tempranas en el cinturón maicero de EU pusieron inmediatamente en peligro la producción de maíz, soya y la cadena de alimentos de proteína animal, especialmente ahora con tanto maíz de EU que se desvía hacia el combustible etanol.

Desde las grandes praderas hasta el sur profundo, las lluvias tardías en la temporada causaron condiciones terribles paras las cosechas. Para el 31 de octubre, solo se había cosechado un 25%de la producción de maíz de EU cuando normalmente para esa fecha se ha cosechado casi tres veces ese volumen, más del 71%.Este año, los dos grandes estados maicero, Iowa e Illinois, solo habían cosechado un 18% y un 19%, respectivamente, para el día de Holloween.

Para finales de octubre solo se había cosechado el 51% de la cosecha de soya de EU. Normalmente, para esa fecha se ha cosechado el 87%. Los agricultores no pueden entrar en los campos saturados de humedad; muchos que lo intentan, quedan atrapados en el lodo, gastando horas en tratar de echar todo a andar de nuevo. Los productores de maíz enfrentan los gastos cada vez mayores para secar la cosecha almacenada. Los rendimientos serán menores. El maíz está siendo atacado por hongos y moho, en particular por el vomitoxin.

El Delta Sur es un desastre, desde algodón, pasando por el maíz y la soya. Las inundaciones se extienden en todo tipo de operaciones agrícolas. Los productores de papas luchan para que no se pudran y se destruya la cosecha. Para los agricultores, la lluvia y las inundaciones son como un "segundo Katrina".Los dirigentes de los gobiernos locales están solicitando ayuda de emergencia.

Sin embargo, bajo los dogmas prevalecientes de "libre comercio" en la Organización Mundial de Comercio (OMC), es un tabú cualquier ayuda de emergencia (que no sean ofertas de"oportunidades" de préstamos impagables por parte del Departamento de Agricultura de E.U.), al igual que lo es cualquier disposición en ciernes de precios base para los bienes agrícolas, precios de garantía para los agricultores y políticas similares que podrían proporcionar seguridad alimenticia nacional, al asegurar la productividad de granjas familiares nacionales con tecnología avanzada.

En vez de esto, están arruinando a las granjas familiares, mientras que se permite que continúe la especulación en la Bolsa de Comercio de Chicago y otras bolsas de alimentos en el mundo.

La volatilidad en los precios futuros del maíz y la soya está fuera de control en Chicago, en donde los especuladores están haciendo apuestas sobre tendencias en los precios, en base a cálculos estimados día con día sobre el impacto de la cosecha en problemas. En solo un período de diez días, los precios futuros del maíz (para entrega en diciembre) fluctuaron de $ 4.13el bushel el 23 de octubre, hasta $3.59 el 2 de noviembre, con desquiciados altibajos en medio de esto. Los futuros de soya pasaron de $8.78 el 5 de octubre a $10.06 el 2 de noviembre, también con altibajos desquiciados -por ejemplo, 44 centavos el 2 de noviembre.