El desacople del sistema monetario con el sistema financiero muerto

13 de noviembre de 2009

13 de noviembre de 2009 (LPAC).- Las maniobras recientes del Banco de Inglaterra, a la par que el proyecto de "reforma" regulatoria que acaba de proponer el senador Chris Dodd, sugieren que el sistema monetarista imperialista se está moviendo para separarse del sistema financiero, como una forma de protegerse del creciente desastre que ellos crearon. Como lo subrayara Lyndon LaRouche en las semanas recientes, el imperio anglo-veneciano es un sistema monetarista, que gobierna al mundo mediante el control de la disponibilidad y el precio del dinero, a través de una red de bancos centrales. Este es el aparato que creó el sistema financiero que se acaba de desplomar, y esta trabajando ahora para crear lo que pretenden es su reemplazo, una dictadura financiera global.

El desplome del sistema financiero global, y la gran estafa de rescate que le siguió, hicieron que la atención pública se centrara en estas instituciones de bancos centrales cuya criminalidad desenfrenada los hace vulnerables al escrutinio público. En particular, la Reserva Federal de EU (Fed), se ha convertido en el pararrayos de la furia de la población estadounidense, convirtiendo en una papa caliente el plan del gobierno de Obama de darle más dinero a la Fed. Esta furia, que solo aumentará en la medida en que los efectos de las políticas desquiciadas de la Fed ocasionen más daños a lo que queda de la economía mundial, representa una amenaza a la capacidad de la Fed de poderle prestar servicios a sus amos imperialistas.

Es en este contexto que parece que el proyecto de ley de Dodd sale al rescate de la Fed. Al quitarle a la Fed la responsabilidad de regular el sistema financiero, parece que el proyecto de ley está diseñado para quitarle buena parte de esta atención pública a la Fed y volcarla hacia un nuevo regulador financiero, con la esperanza de que la Fed pueda continuar con su tarea mucho más importante de autoridad monetaria.

El asunto real, como ha insistido LaRouche, es que se tiene que reemplazar el sistema monetarista imperialista por un sistema crediticio. El imperio podría tolerar con gusto ciertos cambios menores a las regulaciones de los bancos zombies, como una forma de proteger ese sistema monetarista. Pero no dejes que te engañen y no dejes que cambien de tema. No estamos aquí para regular el imperio. Estamos para destruirlo.