En su Mensaje a la Nación, Medvedev continúa con su viraje político

13 de noviembre de 2009

13 de noviembre de 2009 (LPAC).- El presidente ruso Medvedev pronunció este jueves, 12 de noviembre, su Mensaje a la Nación anual, tocando algunos de los temas críticos que han estado en el centro de la nueva colaboración de Rusia con China, y las perspectivas de que Rusia tenga un papel clave en lo que Lyndon LaRouche ha identificado como la alianza de las Cuatro Potencias, para derrotar a la oligarquía financiera global con sede en Londres. Lyndon LaRouche comentó que el discurso estaba en concordancia con el acuerdo entre Rusia y China y que era lo que él veía como ya el proceso en vías de solucionar los problemas que enfrenta Rusia. Hasta mañana tendremos un informe más completo y una evaluación cabal de los comentarios del Presidente, sin embargo, podemos destacar algunas de sus aseveraciones.

Medvedev se enfocó en la necesidad de que la economía rusa se base en la innovación tecnológica y científica, en vez de la extracción de materias primas para la exportación. Recordó al científico francés Louis Pasteur, diciendo que "la ciencia tiene que ser la encarnación más elevada de la Patria, dado que, para todos los pueblos, aquél que va a ser el primero es aquel que sobrepase a los demás en el campo del pensamiento y la actividad mental. Tenemos que garantizar que los especialistas científicos estén dispuestos a trabajar en sus propios países".

Medvedev se explayó: "El prestigio de la nación y la prosperidad nacional no se puede sostener para siempre con los logros del pasado. La producción de petróleo y gas, que aportó una gran parte de los ingresos presupuestales; las armas nucleares que garantizaron nuestra seguridad, industrial e infraestructura común -todo esto fue en gran medida creado por los especialistas soviéticos. En otras palabras, nosotros no los creamos. Llegó ya el momento de que nosotros, la generación rusa actual, hagamos que se escuche su voz; de elevar a Rusia a un nivel más elevado de la civilización. El bienestar de Rusia en el futuro inmediato dependerá de que tengamos éxito desarrollando ideas, conocimiento y ciencia; encontrando y apoyando a las personas, que son creativas; y haciendo que los muy jóvenes sean activos y libres intelectualmente".

Continuó: "Le dimos preferencia a seguir desarrollando nuestra vieja economía con base en las materias primas, y se tomaron pocas medida no sistémicas para promover nuestras tecnologías innovadoras. Ya no podemos posponer esto. Tenemos que empezar la modernización de toda nuestra base industrial. Yo creo que esto es asunto de supervivencia para nuestros país en el mundo moderno".

"Ha llegado el momento de que las generaciones actuales de la población rusa se pongan de manifiesto y eleven a Rusia a un nuevo nivel más elevado en el desarrollo de la civilización" agregó el Presidente.

El Presidente dedicó toda una sección del Mensaje a la Nación al papel creciente de Rusia en la energía nuclear de primera línea, incluyendo una generación nueva de plantas nucleares, y combustibles y colaboración con otras naciones en la investigación de la fusión termonuclear.