Cargill y los agrocarteles quieren globalización y hambruna. LaRouche les responde

16 de noviembre de 2009

16 de noviembre de 2009 (LPAC).- Esta semana la reunión oficial previa a la Cumbre Mundial por la Seguridad Alimenticia del 16 al 18 de noviembre, convocada por la Organización para los Alimentos y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) de las Naciones Unidas en Roma, dice con anticipación qué la intención de la Declaración (está circulando un borrador) es un llamado a favor de más globalización y hambruna, bajo la pretensión falsa de combatir el hambre.

Lyndon LaRouche respondió: "¡Es un fraude! Es un plan para reducir la población en dos terceras partes. Es un esfuerzo desesperado para mantener control por el momento. Es pura basura; es la única forma de describirlo. No les adjudiquen ninguna credibilidad. Son lo que son, quieren el genocidio. No se aceleren con esto; no va a funcionar. En el mundo está ocurriendo una tendencia diferente; en este momento, el poder de Londres está por evaporarse. Londres y sus amigos están a punto de perder su poder".

El 12 y 13 de noviembre el director de la FAO Jacques Diouf y otros funcionarios de la FAO se reunieron con altos ejecutivos de las principales compañías de los agrocarteles que ahora dominan la producción y procesamiento de alimentos, en el foro "Acciones del sector privado para reducir la inseguridad alimentaria". Entre ellos estuvieron Paul Naar, vicepresidente de Cargill; David Blanchard, primer vicepresidente de Unilever; Henry Rieux de Bunge en Europa; Dean Oestreich, presidente de Pioneer Hi-Bred International (DuPont), compañía productora de semillas más grande del mundo; Sean de Cleene, vicepresidente de Yara Fertilizaer, la más grande productora de fertilizantes en el mundo, y muchos más. Su tema común, como quedó establecido en el título de uno de los paneles fue: "Cadenas Sustentables de Valores Alimenticios" que es pura cháchara globalista que en realidad quiere decir que los carteles, no los gobiernos, ni los agricultores, ni los ciudadanos, van a tomar las decisiones de la granja a la mesa, sobre quien produce en el campo, quien come y quien no come.

Este año cuatro directivos de los carteles mundiales de alimentos -Monsanto, ADM, DuPont (Pioneer) y John Deere- formaron una nueva entidad llamada Iniciativa Global de Alimentos. El propósito de la asociación fue promover aún más globalización y control privado sobre las semillas agrícolas, procesamiento, insumos agrícolas, comercio y distribución final.

El 2 y 3 de noviembre en Londres se discutió este objetivo en una conferencia en el Instituto Real de Asuntos Internacionales (RIIA o Chatham House), "Seguridad Alimenticia 2009—Alcanzar soluciones de largo plazo".

El lunes se reúne propiamente la Cumbre de la FAO, con una asistencia esperada de varias docenas de jefes de Estado, y con el discurso de apertura a cargo del Papa Benedicto XVI. Como lo documenta la FAO misma, por lo menos 1,020 millones de personas —una sexta parte de la raza humana— sufre ahora de hambre. [a:href="\/asunto\/doblemos-la-producci-n-de-alimentos\/view";target=_blank]Helga Zepp-LaRouche encabezó en el 2008 una campaña mundial para que la Cumbre Mundial de Alimentos de la FAO de junio del 2008 lanzara medidas para duplicar la producción mundial de alimentos en el término más pronto posible. [/a]Esto se puede lograr mediante una movilización de la economía física, posible con una nuevo sistema crediticio, como lo ha planteado Lyndon LaRouche, basado en la colaboración de las "Cuatro Potencias", Rusia, China, India y Estados Unidos.

En oposición a esta perspectiva, el borrador de 41 puntos de la Declaración pide más globalización y asociaciones públicas-privadas a nombre del "derecho a los alimentos".

Mientas tanto, siguen derramando lágrimas de cocodrilo. Hoy Diouf inició una huelga de hambre de 24 horas con el objetivo de llamar la atención sobre el hambre, y el domingo se le va a unir el Secretario General de la ONU, Ban Ki Moon. La FAO está circulando una petición mundial "para ponerle fin al hambre". Se nos pide que firmemos la declaración por Internet tachando "estoy de acuerdo".

Las siete páginas del borrador de Declaración destacan "Cinco principios en Roma por la seguridad alimenticia sustentable", que están basados explícitamente en la premisa contra las naciones, de que la seguridad alimenticia se define según las poblaciones puedan obtener sus alimentos del mercado mundial, no de sus propias capacidades agroindustriales e infraestructurales internas de sus propias naciones.