Informe sobre mamografías diseñado para matar a miles, como parte de la "reforma de salud" de Obama

19 de noviembre de 2009

18 de noviembre de 2009 (LPAC).- Si se instrumenta como política nacional el informe del gobierno de E.U. recomendando que ya no se realicen mamografías de rutina para detectar el cáncer en mujeres menores de 50 años, muchos miles de mujeres estadounidenses morirán. Fuentes informadas dijeron que se comisionó el informe hace unos 8-9 meses, esperando que ya se hubiera aprobado a estas alturas la "reforma de salud" al estilo nazi de Obama, para empezar a llevarlo a cabo.

La Agencia de Investigación y Calidad de Servicios de Salud (AHRQ por siglas en inglés), cuyo "Equipo de peritos sobre Servicios Preventivos de Estados Unidos" fraguó este informe espurio, considera que no son importantes las vidas que se perderían, comparadas con el "derroche" de los procedimientos de escaneo. La directora de la Agencia, Dra. Carolyn Clancy, es uno de los dirigentes de la facción de estrategas a favor de la eutanasia que diseñaron el programa de racionamiento de los servicios de salud del gobierno de Obama.

La Sociedad Americana contra el Cáncer denunció de inmediato esta recomendación asesina, en cuanto se dio a conocer el 16 de noviembre. Dijeron que el "Equipo de Peritos sobre Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF por siglas en inglés) anunció que cambiará las directrices sobre mamografías y que ya no recomienda un escaneo de rutina para mujeres entre los 40 y 49 años... La Sociedad Americana contra el Cáncer sigue recomendando un escaneo anual usando mamografías y el examen clínico de seno de todas la mujeres empezando a los 40 años de edad. Nuestros expertos hacen esta recomendación habiendo revisado virtualmente toda la documentación que revisó la USPSTF, aunque agregaron también información que no tomó en consideración la USPSTF".

La declaración de la Sociedad añade que, "En el 2003, un panel de expertos convocado por la Sociedad Americana contra el Cáncer... encontró evidencia convincente de que el escaneo mediante mamografías reduce la mortalidad del cáncer de seno en las mujeres entre los 40 y 74 años de edad... Específicamente notamos que la efectividad general de la mamografía aumenta con el aumento de la edad. Pero las limitaciones no cambian el hecho de que... las mamografías empezando a los 40 salvan vidas...

"La USPSTF dice que el escaneo de 1,339 mujeres en sus 50 para salvar una vida hace que valga la pena el escaneo en este grupo de edad. Sin embargo, la USPSTF también dice que escanear 1,904 mujeres entre los 40 y 49 años con el fin de salvar una vida, no vale la pena...".

Anualmente se realizan en E.U. unas 40 millones de mamografías, principalmente entre la población femenina de 40 años y más, que totalizan unos 70 millones. Las mujeres entre los 40-49 años son alrededor de 20 millones. Si se sacrifica una entre cada 1,904 mujeres en este grupo de edad, esto significaría que miles de vidas se perderían con esta medida de "ahorro de costos" que promueve el gobierno.

El informe de la USPSTF advierte sobre los "riesgos" de la mamografía, con los encabezados resultantes para asustar a la gente sugiriendo envenenamiento por radiación etc. Pero el "riesgo" al que en realidad de refieren es a que una fracción de aquellas que revisan obtienen un falso resultado positivo de cáncer y sufren de ansiedad.

La Dra. Carolyn Clancy, directora de la AHRQ cuyo grupo de peritos dió a conocer esta recomendación para parar el escaneo, fue nombrada para el puesto en el 2003. Su misión declarada entonces y durante toda su carrera ha sido cambiar radicalmente el cuidado de la salud a favor de una medicina para la población "basada en la evidencia" que le sirva al estado controlado por los financieros y acabar con la preocupación "pasada de moda" de los doctores por los pacientes individuales.

Junto con el asesor de Obama, Ezekiel Emanuel, Carolyn Clancy es miembro del Consejo Coordinador Federal sobre la Investigación de Eficiencia Comparativa. Ella estaba sentada junto a el Dr. Emanuel cuando fueron confrontados el 10 de junio de 2009 por el representante de LaRouche, Anton Chaitkin, quien presentó testimonio sobre el caracter nazi de su política.

En el 2005, como directora de la AHRQ, Carolyn Clancy preparó para su publicación un libro seminal Ethical Dimensions of Health Policy explicando por qué se debía de someter el cuidado de la salud a bases genocidas. Ezekiel Emanuel escribió un capítulo en el libro de Clancy, sobre cómo ponerle fin al "enfoque tradicional sobre cuidados de la salud Hipocrático", en donde se les "ha conculcado a los doctores la noción de que su deber primario es con el paciente que está bajo su cuidado". Advierte que la población podría sospechar sobre las intenciones de aquellos que les negarían cuidados que les podrían salvar la vida, y que los métodos de hacer esto tienen que "aquietar sus sospechas y reasegurarles la integridad del proceso de toma de decisiones".

El libro de Clancy se inicia con un capítulo del abogado de la eugenesia y eutanasia Daniel Callahan, pidiendo el racionamiento para ahorrar dinero y un cambio de curar enfermedades a hacer que la muerte sea más aceptable.