Los senadores Webb y Alexander presentan un proyecto de ley por 100 plantas de energía nuclear

19 de noviembre de 2009

18 de noviembre de 2009 (LPAC).- Los senadores Jim Webb (D- VA) y Lamar Alexander (R-TN) presentaron un proyecto de ley en el Senado de E.U. en el que solicitan la construcción de 100 nuevas plantas nucleares en los próximos 20 años, esencialmente duplicando la cantidad de energía producida por medios nucleares en E.U. Aunque está muy por debajo de las 6,000 plantas nucleares que son las que realmente se necesitan a nivel mundial para el 2050, y aunque apelan también a la justificación desquiciada del cambio climático para tener plantas nucleares "libres de carbón", el senador Webb se opuso a la insensatez de los proyectos actuales sobre cambio climático en la Cámara de Representantes y en el Senado, en su discurso en el pleno el 16 de noviembre, poniéndole otro clavo al ataúd de la línea genocida de fijar "topes [a las emisiones de carbono] y bursatilizarlas". Webb destacó la contradicción entre las crecientes necesidades energéticas y el hecho de que no se ha construido ninguna planta nuclear en 30 años, se abandonó la expansión petrolera en ultramar por un accidente ocurrido hace 40 años, y se denunciar al carbón por ser "demasiado sucio". Dijo que tenemos que actuar con "lo que sabemos y lo que necesitamos", en vez de los miedos de la gente. Dijo que él no podría apoyar los proyectos de ley sobre cambio climático en su forma actual, y que la opción nuclear puede y debe empezarse de inmediato.

En especial, Webb puso de relieve que "uno de los grandes beneficios de un programa nuclear es la calidad de individuos que produce", mirando en retrospectiva sus años en la Academia Naval, en donde "la calidad del entrenamiento era insuperable. Tenemos que volver a ver esto, creando artesanos diestros e ingenieros nucleares".

Tanto Webb como Alexander hablaron en la Reunión de Invierno 2009 de la Sociedad Nuclear Americana el 16 de noviembre sobre la propuesta, llamada "La ley de energía limpia del 2009", por $20 mil millones en garantías para préstamos, educación nuclear y entrenamiento de la fuerza laboral, investigación, extensión de la vida de servicio de las plantas existentes y dádivas para otras "alternativas" como la biocombustión y solar.

Alexander dijo: "Los chinos están echando a andar una nueva planta de energía nuclear cada dos o tres meses. Los japoneses obtienen una tercera parte de su energía de plantas nucleares y construyen nuevos reactores de principio a fin en menos de cuatro años. Francia obtiene un 8% de su electricidad de la energía nuclear y, como resultado, tiene una de las tarifas eléctricas y de emisiones de carbono más bajas en Europa Occidental. Rusia planea duplicar su capacidad de energía nuclear. Los Emiratos Árabes Unidos están planeando tres nuevos reactores para el 2020. Y justo la semana pasada, el Reino Unido anunció que construirá diez". Detalló el gasto inútil de la sola y los molinos de viento, agregando: "Piensen en esto de la siguiente manera: si fuéramos a la guerra no almacenarían con bolas de naftalina nuestra armada nuclear y empezarían a subsidiar buques de vela".