Los bancos centrales desplegados para destruir las monedas

27 de noviembre de 2009

26 de noviembre de 2009 (LPAC).- El imperio británico continua sus políticas de rescates financieros, que han desvalorizado las monedas a nivel mundial como se puede medir por la fuga hacia el oro, que ayer alcanzó su nivel más alto de todos los tiempos de $ 1,178 dólares la onza. Las capitales están huyendo de todas las monedas, no solo del dólar, como lo muestra elocuentemente la gráfica sobre los precios del oro en euros de los últimos tres meses. El precio del oro en euros pasó de unos EU650 en abril a más de EU750 en noviembre. Como lo indicara una fuente financiera bien informada en Paris, el alza pronunciada en los precios del oro en el período reciente no se debe tanto a que haya una corrida de pequeños inversionistas hacia el oro, sino a que países grandes como China e India están comprando oro. La fuente también sospecha que los bancos están usando su exceso de liquidez masivo para comprar oro -discretamente- en grandes cantidades para ponerse en posición de vender oro a los pequeños inversionistas una vez que lleguen a eso.

Lo que está motivando la huida hacia el oro son las políticas monetarias expansionistas de los bancos centrales, que continúan a pesar de la evidencia - o quizá porque la busquen- de una degradación monetaria. Ayer, el gobierno británico le dio la luz verde al Grupo Lloyds para que emitiera la cifra record de 13,500 millones de libras de opciones de suscripción y compraron ellos mismos 5,700 millones de libras, con el fin de mantener la cuota de 43%. Según el Independent, "algunos informes sitúan el nivel de apoyo estatal actual a Lloyds en 165 mil millones de libras".

Al mismo tiempo, funcionarios del Banco de Inglaterra revelaron en la Comisión Selecta del Tesoro que el 1 de octubre del 2008 se tomó la decisión de prestarle en secreto más de 60 mil millones de libras al RBS y al HBS, para evitar que se congelara "todo el sistema de pagos del Reino Unido". "Si no hubiera actuado el Banco [de Inglaterra], se hubiera producido casi con seguridad una corrida en contra de estos bancos, similar a la que se había visto anteriormente en el Northern Rock. Esto a su vez hubiera congelado todo el sistema de pagos del Reino Unido, los cajeros automáticos se hubieran negado a dispensar billetes bancarios y simplemente se les habrían acabado, y las condiciones de pánico habrían causado un daño masivo".

Funcionarios del Banco de Inglaterra tuvieron un "intercambio tenso" con el miembro de la Comisión Selecta Jim Cousins, según el Independent. Mervyn King le dijo a los parlamentarios que el total del apoyo estatal anda en los "cientos de miles de millones" de libras. El un discurso del mes pasado, situó el total del apoyo estatal al sistema bancario, incluyendo intereses accionarios, cerca de un billón de libras.

Esta política de rescate financiero no funciona: dado que la economía real está deprimida, el sistema financiero va a estallar de nueva cuenta dentro de poco. De hecho ya se han anunciado nuevas pérdidas sistémicas: hoy, Moody's calcula que el sector bancario español va a tener que borrar $108 mil millones de sus activos este año. Necesitan apartar $57 mil millones para cubrir estas pérdidas. Moody's también calcula que Credit Suisse tiene $30 mil millones en préstamos malos no declarados.