Los chinos mantienen sus ataques en contra del delegado de Obama, Todd Stern

12 de diciembre de 2009

12 de diciembre de 2009 (LPAC).- Funcionarios chinos de alto nivel en la conferencia sobre el "clima" en Copenhague están arreciando sus ataques en contra del negociador en jefe de Barak Obama, Todd Stern, después de que Stern aseveró hace dos días que China quiere quedarse con todos los (magros) fondos que las naciones "desarrolladas" le proporcionarán a las naciones más pobres para que lleven a cabo sus medidas contra el dióxido de carbono.

Ayer, el primer ministro Wen Jiabao le telefoneó al primer ministro de India Manmohan Singh, y los dos acordaron coordinar estrechamente sus posiciones nacionales en Copenhague.

El viceministro de Relaciones Exteriores He Yafei se mostró inusualmente brusco al rechazar las afirmaciones de Stern, en conferencia de prensa hoy en Copenhague. "Personalmente, me impresionó leer los comentarios hoy del negociador estadounidense" dijo. "Yo no quiero decir que el caballero sea un ignorante, porque está muy bien educado, pero creo que le faltó sentido común cuando hizo ese tipo de comentarios con respecto a los fondos para China. O carece de sentido común o es extremadamente irresponsable".

"No estamos pidiendo donativos" dijo. Las naciones desarrolladas "tienen una responsabilidad legal, incluyendo Estados Unidos. Quienes hayan creado este problema, son los responsables",

También comentó sobre la oferta de las naciones de la Unión Europea -las más "verdes" que pueda haber— de unos miserables 7,300 millones de euros ($10,800 millones de dólares) en un período de tres años para las naciones en vías de desarrollo. "Yo dudo de la sinceridad de los países desarrollados dados sus compromisos" dijo.

También destacó lo absurdo de los ideólogos del "cambio climático" que constantemente vinculan a Estados Unidos y a China como los "mayores" emisores de gases de invernadero. China tiene cinco veces la población de Estados Unidos; su ingreso nacional per capita es mucho menor; y China todavía tiene más de 150 millones de seres humanos que viven por abajo de la línea de pobreza de la ONU, miserablemente baja, destacó.