México le vendió su alma al diablo

12 de diciembre de 2009

11 de diciembre de 2009 (LPAC).- Lyndon LaRouche no se sorprendió de los informes del Financial Times de Londres en el sentido de que el Reino Unido había usado a México para dividir a las naciones en vías de desarrollo en la conferencia sobre el cambio climático de Copenhague. Como lo señaló LaRouche: México le vendió su alma al diablo!

Lo que informa el Financial Times es que "el Reino Unido encabeza un grupo pequeño de países, entre ellos México, Noruega y Australia, para tratar de lograr un compromiso sobre el financiamiento a los países pobres por sus reducciones en emisiones. Su propuesta que originaron junto con México, vería que todos los países incluyendo las grandes naciones emergentes como China, y solo excluyendo a las naciones más pobres sobre el planeta, contribuyeran para un fondo que haría los desembolsos para los más necesitados".

Esta es precisamente la propuesta que Gordon Brown hizo en la reciente reunión de la Mancomunidad británica en Trinidad y Tobago. Las otras naciones del sector en vías de desarrollo, encabezadas por China, India, Brasil y Sudáfrica, han exigido que si las naciones desarrolladas quieren que las naciones en vías de desarrollo reduzcan sus emisiones de carbono, entonces ellos tienen que proporcionar la tecnología y el financiamiento. En la tradición de Maximiliano de Habsburgo, la propuesta de México se alía con el príncipe Felipe y la reina marchitada en contra del resto de las naciones del sector en desarrollo.