¡Genocidio! ¿Quienes son los 3 mil millones de individuos que han de ser eliminados?

16 de diciembre de 2009

por Helga Zepp-LaRouche, presidenta del Intituto Schiller Internacional 13 de diciembre de 2009

Las políticas del príncipe Felipe, quien según sus propias palabras quiere reencarnar en un virus mortal para poder ayudar mejor a reducir la población mundial en un 80%, se han incluido prácticamente en el orden del día de la conferencia de Copenhague. El Fondo de Población de la Organización de las Naciones Unidas (UNFDA por siglas en inglés) en su "Informe sobre el Estado de la Población Mundial 2009", presentado en un seminario en Copenhague el 18 de noviembre, contiene los mismos argumentos anti-humanos, de que el calentamiento global solo se puede frenar por medio de una reducción masiva de la población mundial.

En el panel durante la presentación del informe, estaba Roger Martin, director de "Optimum Population Trust" (OPT), que argumentó, en un estudio reciente hecho por la London School of Economics, que la forma más barata de resolver la llamada crisis por el calentamiento global, sería reducir la población mundial en 500 millones para el año 2050. Varias proyecciones muestran que para el año 2050, la población mundial aumentaría a más de 9 mil millones de personas. Asi que, la propuesta de reducir la población mundial a 6 mil millones, significa que se eliminarían 3 mil millones de personas!

En un comunicado de prensa del 16 de marzo del 2009 titulado "¿Se encamina la tierra a una sobrepoblación de cinco mil millones?", la OPT incluso dice: "Con base en las huellas ecológicas y la información sobre la capacidad biológica que se han vuelto disponibles en la última década, la OPT calcula que la población sustentable mundial actual es de 5,000 millones...". En una declaración por separado, la OPT exige que se ponga como el primer punto de la agenda de Copenhague la reducción poblacional. Estos números son enormes, en varios órdenes de magnitud, que aquellos de los que se encargaron hace 60 años en los Juicios de Nuremberg.

La primera semana de la conferencia mostró que la política del Imperio Británica está basada, como siempre lo ha sido, en el principio de "divide y vencerán". China se convirtió en el blanco principal, no solo por haber asumido el papel de representante de las naciones en vías de desarrollo. China también está bajo fuerte presiones para que baje sus emisiones de CO2, así como también para que emprenda reformas monetarias, algo que está totalmente en contra de los intereses de China.

El segundo objetivo aparente, ha sido intentar dividir la unidad del G-77, y hacerlo tomando ventaja de la situación desesperada en la que se encuentran algunos de los estados miembros, ofreciéndoles incentivos financieros. Los países individuales que se sabe han trabajado con China, se han visto sometidos a represalias. Además, se ha intentado crear una división entre las llamadas naciones "pobres" y "emergentes".

La presión que se está aplicando contra China, India y otras naciones en vías de desarrollo, especialmente, para que acepten unirse a un acuerdo "ciego" sobre emisiones de CO2, es enorme. El mayor peligro reside en la posibilidad de que países individuales en condiciones financieras desesperadas, pudieran decir "sí" a los acuerdos que les ofrecen, cuando lo que realmente quieren es decir "no". La horrible verdad es que, aquellas naciones que decidan romper con el G-77, estarán firmando su propia destrucción.

¡El nuevo traje del emperador!

Hay una cierta ironía que sea en Copenhague, la ciudad de esa maravilloso poeta danés Hans Christian Andersen, en donde se está negociando el nuevo traje del Emperador, en la forma de compras de derechos de emisión. Primero que todo, debe decirse que las sumas financieras que se están ofreciendo, por ejemplo, de parte de la Unión Europea, no son más que migajas ridículas, comparados con los miles de millones en pérdidas en los que incurrirían las naciones industrializadas, si una dictadura climática le pone frenos a su desarrollo real, con base en el fraude científico. Sin embargo, dado que dentro del sistema de la globalización solo aumenta el número de quiebras de las naciones, realmente el imperio no tiene la capacidad de cumplir con sus promesas en los acuerdos. Todos los niños en Copenhague pueden verlo claramente: el emperador está completamente desnudo!

En verdad, solo se puede explicar cómo es que todo tipo de criaturas extrañas tienen la audacia de salir reptando del maderaje para expresar sus ideas absurdas, si se entiende que lo hacen teniendo como fondo un sistema financiero desesperadamente en quiebra. Así que, no es de sorprender, que uno de los maestros de la manipulación usando programas de computadora arreglados, es decir Dennis Meadows, el infame coautor de "Los límites al Crecimiento"salga agregando su voz al clamor. Fue en éste estudio para el Club de Roma que Meadows excluyó conscientemente el papel de la creatividad humana en definir nuevas materias primas, y, por medio de su manipulación intencional de la opinión pública, se convirtió en un ídolo del movimiento ambientalista. Y ¿qué palabras sabias nos ofrece Meadows hoy? En entrevista con la revista alemana Spiegel, dijo, "tenemos que aprender a vivir una vida que nos permita la satisfacción de necesidades y desarrollo con emisiones de CO2 como Afganistán". Esto plantea la pregunta: ¿qué tanto Co2 emiten las pipas de opio, señor Meadows?

Pero también periódicos como el Financial Times, o el Financial Post of Canada, han revelado sus propuestas de planificación familiares radical, y hasta una política de un solo hijo a nivel mundial. ¿Deberá ser el futuro solo un mundo de ancianos? ¡No, gracias! La contribución más perversa fue definitivamente la edición alemana de National Geographic, en un artículo sobre la tribu Hadza de Tanzania, un pueblo que hoy en día vive de la caza y la recolección, justo como en la edad de Piedra. El autor plantea que el problema de la sustentabilidad nos confronta con "la pregunta siempre solemne, así como también inevitable de: ¿podemos, o más bien, tenemos que aprender de los Hadza?".¡¿Se supone que debemos volver a un potencial de población de alrededor 10 millones?!

Si esta conferencia en Copenhague ha sido de alguna utilidad en absoluto, es que por lo menos ha sacado a la luz del día los planes genocidas de organizaciones como la OPT y la UNFPA. Ese plan se tiene que combatir con todas las fuerzas.

La crisis sistémica de la globalización, que está escalando diariamente, solo permite una discusión útil: cómo crear un nuevo orden económico mundial justo, de la manera más rápida posible. La única propuesta realista, es la que ha presentado el economista estadounidense Lyndon LaRouche, que las cuatro naciones más poderosas sobre el planeta, es decir, Rusia, China, India y los Estados Unidos de Franklin Roosevelt, reemplacen el sistema monetario actualmente en quiebra por un sistema crediticio.

La intención del Presidente Roosevelt con el Sistema de Bretton Woods, de acabar con el colonialismo para siempre, tiene que ponerse ahora en la agenda!