Los británicos enloquecen por el resultado en Copenague; Brown amenaza con fascismo global

23 de diciembre de 2009

22 de diciembre del 2009 (LPAC).—"Esto es un cambio en la dinámica geopolítica", son las palabras con las que resumió el resultado de la cumbre de Copenhague un furioso pero anónimo alto funcionario de un país desarrollado, citadas en el Financial Times de Londres del 21 de diciembre. "Copenhague fue el momento definitorio de un nuevo orden mundial, en el que las poderosas economías en desarrollo, tales como China e India, pudieron dictar sus condiciones al resto del mundo", escriben los horrorizados autores del Financial Times.

Un editorial del Financial Times, igual de indignado, farfullea sobre "el desastroso resultado" diciendo que el fiasco de Copenhague "fue peor que inútil" ya que ahora el peligro es la "pérdida del impulso"; es decir, que los imperialistas británicos tendrán problemas para salirse con la suya ahora que la dinámica global cambió en su contra.

El primer ministro británico Gordon Brown dio rienda suelta a su indignación de que "el futuro estará en manos de un puñado de países"; mismos que, después de todo, sólo representan unos 3 mil millones de seres humanos. ¿Cómo se atreven? Dijo Brown: "Nunca jamás debiéramos enfrentar el estancamiento que amenazó con derrumbar estas negociaciones... Nosotros no permitiremos que nos detengan unos cuantos países".

Brown afirmó que las cosas mejorarían si tan solo existiera un estado policiaco global que detuviera semejante obstruccionismo: "Una de las frustraciones para mí fue la falta de un organismo global con la responsabilidad única para encargarse del asunto ambiental". Para remediar dicho defecto, Brown anunció que él y el presidente francés Nicolás Sarkozy iban a proponer que la Unión Europea sea el policía de las emisiones, no sólo para la UE, sino para el mundo entero. Según el Daily Telegraph, "el plan emergió después de que el presidente estadounidense Barack Obama sugiriera que la inspección podría realizarse utilizando los satélites espía".