LaRouche: la crisis de la presidencia de Nerón

20 de enero de 2010

19 de enero de 2010 (LPAC).- Volvamos a la [a:href="\/media\/2009\/04\/09\/videoconferencia-de-lyndon-larouche-el-11-de-abril-de-2009.html"]videoconferencia por Internet del 11 de abril[/a], en la cual LaRouche definió autorizadamente el problema de la presidencia estilo Nerón de Obama. Hoy estamos en un momento crítico. Si gana Scott Brown el asiento para el Senado por Massachusetts, esto representará un revés, absolutamente monumental, en las tendencias. Hemos visto esto indicado últimamente en un artículo de la revista Harpers y en otros artículos en el período reciente, que entienden y reportan un fenómeno que ellos no causaron. Una victoria de Brown el martes en Massachusetts, no sería porque Coakley sea una candidata mediocre; para los propósitos de las bases e votantes, tanto Brown como Coakley son buenos candidatos. Todo esto tiene que ver con el rechazo masivo a Obama y sus políticas. Vimos primero las manifestaciones del proceso de huelga de masas en agosto. Ahora estamos en una fase diferente. Es un cambio cualitativo en la dinámica, no solo una medida de un número de personas, mayor o menor. Incluso si los demócratas pudieran sacarse algo de la manga y Brown perdiera, esto no alteraría la dinámica, solo alteraría ligeramente el momento del gran revés de Obama. Massachusetts no es un acontecimiento electoral estadístico. Es parte de un proceso histórico. Cualquier intento por tener una explicación más simple es mecanicista y equivocado.

Tenemos informes desde dentro del Partido Demócrata de que Obama no ha cejado ni un milímetro en el proyecto de ley de los servicios de muerte, y en una arremetida de austeridad violenta. El domingo hubo reuniones, en donde se decidió que Obama pronuncie el Mensaje a la Nación el 27 de enero. Pero Obama quiere el proyecto de ley sobre "servicios de salud" antes de su Mensaje a la Nación, y la única forma en que esto puede suceder es si se fuerza a la Cámara de Representantes a tragarse el proyecto de ley del Senado, que ya fue aprobado. En su Mensaje a la Nación, Obama va a plantear un plan de austeridad brutal, que se presentará en el presupuesto, a darse a conocer el 1 de febrero.

El comentario de LaRouche sobre esto fue que Obama, al igual que Nerón y los emperadores romanos, es un terrorista. Está castigando a la población norteamericana, buscando vengarse de la población norteamericana por haberlo rechazado. Moralmente, Obama es un apocado. La revista TIME nos puso sobre aviso de todo el perfil de Obama con su artículo de marzo pasado sobre los economistas conductistas que lo rodean. Recuerden a los emperadores romanos, con base en Capri, quienes se vengaron, poniendo como blanco amenazas relativamente menores a ser ejecutadas en público para que sirviera de lección para todos. Miren la crucifixión de Jesucristo como uno de estos acontecimientos, llevado a cabo por el sobrino del emperador, Poncio Pilatos. Esos eran actos de crueldad demostrada.

Asi que, Obama actuará con una crueldad preventiva de este tipo, respondiendo a su perfil. Va a tratar de enterrar la derrota en Massachusetts, si sucede (lo sabremos el martes ya en la noche o el miércoles muy temprano) con su Mensaje a la Nación. Geithner está emplazado (no se sorprendan si lo botan como parte del ajetreo para cambiar el tema de Massachusetts). También tienen el problema de Bernanke que tienen que enfrentar. Y tienen la catástrofe de ayer en Afganistán, así como también Irán y Corea del Norte en la agenda.

LaRouche enfatizó que tenemos que ser claros y mantener la cabeza fría: estamos entrando en la fase terminal del gobierno Nerón de Obama. Tenemos a personas como Hillary Clinton y Joe Biden que entienden, por sus propios años en el Senado de E.U., cuál va a ser el impacto de una victoria de Scott Brown.

Con todo esto tenemos que mantener en foco claro nuestra misión estratégica. La clave es la diferencia entre la civilización transatlántica agonizante y el proceso alternativo ya en marcha en la región transpacífica. Rusia, China, Japón, India y otros se están moviendo en una dirección diferente, una que tiene el potencial de salvar a la civilización de una edad de las tinieblas global. Pero ellos, por sí solos, no tienen el poder suficiente para salir avantes. Solo podremos ganar si Estados Unidos entra cabalmente a esta alianza transpacífica.

Entre otras cosas, tenemos que golpear duro en contra de la locura antinuclear. La diseminan la reina Isabel, el príncipe Felipe (el finado príncipe Bernardo) y otros lunáticos. Ya han postrado a Europa con su demencia antinuclear y están a punto de echar abajo a EU también. Del Pacífico de Asia están saliendo buenas ideas nucleares, pero se están produciendo, en parte, producto de la desesperación ante la locura que viene de la Europa agonizante y del casi agonizante EU. Si muere la región Atlántica, especialmente EU, entonces será imposible salvar al planeta. Todo el planeta desaparecerá. De Europa no esperen cordura o capacidad de sobrevivir. Los EU son la clave. Así que tenemos que poner todo a tono con este tema: ¡la sobrevivencia de la civilización como un todo! Tenemos que mostrar desdén para quienes están en el lado equivocado.

Por ello es que se debe revisar en este momento la [a:href="\/media\/2009\/04\/09\/videoconferencia-de-lyndon-larouche-el-11-de-abril-de-2009.html"]videoconferencia por Internet del 11 de abril.[/a]