Dodd dice que hay que tirar la toalla, con la reforma a la salud

24 de enero de 2010

23 de enero de 2010 (LPAC).- El senador demócrata por Connecticut, a punto de retirarse, Chris Dodd, quizá más dispuesto a aceptar la derrota que el lunático presidente, propuso que los demócratas "hagan una pausa por un mes o seis semanas" y después empiecen de nuevo con relación a la reforma a los servicios de salud. Mostrando el caos en el comité demócrata, Dodd dijo, "quizá sí necesitamos tomarnos un tiempo, miren, no funcionó, este proceso... tampoco es como si no tuviéramos nada más que hacer aquí. Hay muchos otros temas que podrían llenar el tiempo del Congreso en tanto nos sentamos y vemos si no hay alguna forma de resolver estas diferencias y salir con un proyecto de ley sobre servicios de salud". Le pidió a Obama que "tome ese tipo de liderato" y deje de moverle.

Mientras que la dirigente de la bancada de mayoría en la cámara de Representantes Nancy Pelosi se ha visto forzada a admitir que no tiene los votos suficientes para imponerle a la cámara de Representantes el proyecto de ley del Senado ni tampoco ninguna de las otras propuestas embaucadoras, como es tratar de que pasen partes del proyecto de ley (incluyendo el IMAB, por supuesto) o usando la reconciliación para sacarle la vuelta al obstruccionismo parlamentario en el Senado, han dado muestras de vida. Las ratas de pantano de Soros se están dando de golpes, después de las ordenes de marcha para Obama en The Economist para que "se ponga duro" y haga que se pase el proyecto genocida del Senado en la cámara de Representantes por los medios que sean necesarios. Cincuenta "prominentes expertos sobre salud", como Jonathan Gruber del MIT (ver el artículo de Tony Papert en la última edición de la [a:href="http:\/\/larouchepub.com";target=_blank]EIR[/a] sobre la recompensa saludable del gobierno a Gruber por testificar como "experto" con unas mentiras increíbles sobre el ataque a los planes "Cadillac" en el proyecto del senado) y Anna Burger del SEIU, escribió una carta a Obama histérica de que todo el plan morirá si no se impone ahora.