Reid no ha podido reunir los votos para confirmar a Bernanke

24 de enero de 2010

23 de enero de 2010 (LPAC).- Algunos demócratas en el Senado de EU han empezado a despertar a la realidad de la revuelta tipo huelga de masas de la población estadounidense en contra de Washington y Wall Street. En declaración dada a conocer el 22 de enero la senadora Barbara Boxer anunció que no va a votar a favor de confirmar a Ben Bernanke para un segundo período como presidente de la Reserva Federal (Fed). "Es tiempo de un cambio, es tiempo de que el ciudadano de a pie tenga un defensor en la Fed", señaló. "Nuestro próximo presidente en la Reserva Federal tiene que representar un rompimiento claro con las políticas fracasadas del pasado", agregó.

Se unió a otros dos prominentes senadores demócratas, Byron Dorgan y Russ Feingold, quienes en las últimas 48 horas anunciaron su intención de votar en contra de Bernanke. "Bajo el mando del presidente Bernanke, florecieron los préstamos hipotecarios depredadores, y se permitió que gigantes financieros 'demasiado grandes para quebrar' se involucraran en actividades que ponen en riesgo la economía de nuestra nación", dijo Feingold en una declaración. Por lo menos otros ocho demócratas han dicho que todavía están indecisos sobre el nombramiento de Bernanke, lo que deja varado al dirigente de la bancada de mayoría en el Senado, Harry Reid. Ahora Reid enfrenta una situación casi imposible porque ya se había pospuesto el debate y votación sobre la ratificación de Bernanke por una semana y ahora enfrenta la fecha límite, 31 de enero, que es cuando termina el período actual de Bernanke. El viernes, el vocero de prensa de Reid, Jim Manley le dijo a los reporteros de la agencia Bloomberg que Reid mismo, está indeciso sobre si él va a votar a favor de confirmar de nuevo a Bernanke. Más tarde ese mismo día, la oficina de Reid dio a conocer una declaración actualizada diciendo que el dirigente de la bancada de mayoría en el Senado no iba a apoyar la confirmación de Bernanke. Pero claramente, todavía está todo por decidirse. Reid tiene que obtener 60 votos, para imponer un límite al debate sobre el nombramiento de Bernanke, y hasta ahora, según fuentes importantes en el Partido Demócrata, no existen esos votos.