No se rinden los Maltusianos: la "Fundación Nueva Economía" pide ponerle fin al crecimiento

27 de enero de 2010

26 de enero de 2010 (LPAC).- Las tropas de choque maltusianas de Su Majestad siguen activas, a pesar de que fueron derrotadas el año pasado en la conferencia de Copenhague sobre el Cambio Climático. La Fundación Nueva Economía (FNE) de Gran Bretaña en un informe publicado hoy hace un llamado para ponerle fin al crecimiento. El informe "No es posible el crecimiento: Por qué las naciones ricas necesitan una nueva dirección económica", alega que "una economía en crecimiento y un medio ambiente seguro son incompatibles". El limitar la elevación de la temperatura global a 2 grados C, el objetivo acordado por la Unión Europea, imposibilita cualquier crecimiento económico.

Toman las recomendaciones del científico sobre el clima de la NASA, James Hansen de tener un objetivo de CO2 de 350 ppm, por lo que se necesitaría que, con una tasa de crecimiento del 3%, la intensidad de carbono de la economía global se redujera en un 95% para el 2050 (comparado con el 2002), o un 6.5% por año, un aumento de casi cinco veces lo que fue el promedio anual entre 1965 y 2002.

El informe habla de "una reingeniería de las economías para que trabajen dentro de sus presupuestos ambientales" lo que significa una drástica reducción en el crecimiento. Andrew Simmn, co autor del informe, usa la analogía estúpida de que los hamsters en la naturaleza no crecen indefinidamente, por lo tanto ¡el crecimiento de las economías viola la naturaleza! Despotrica, "las prioridades económicas del mundo rico son tan ridículas como el imposible hamster. Un crecimiento sin límites está presionando la biósfera del planeta más allá de sus límites seguros. El precio a pagar se ve en una seguridad alimentaria mundial comprometida, cataclismos climáticos, inestabilidad económica y las amenazas a la seguridad social. Necesitamos urgentemente cambiar nuestra economía para vivir dentro de su presupuesto climático. No existe un banco central climático mundial que nos rescate si quebramos ecológicamente".

Los autores también citan el trabajo reciente del Prof. Kevin Anderson del Centro Tyndall para la Investigación sobre el Cambio Climático en la Universidad de Manchester, que concluye que "no se puede reconciliar un crecimiento económico en la OECD con la caracterización de un peligroso cambio climático de 2.3 o incluso 4 grados C".

La Fundación Nueva Economía fue fundada en 1984 en la sala de Jonathan Porritt, un ambientalista asesor del príncipe Carlos, y a quien Tony Blair nombró para que presidiera la Comisión sobre Desarrollo Sustentable en el 2000. Es también mecenas del genocida Optimum Population Trust.