China paró el intercambio militar con Estados Unidos luego de que éste vendió armas a Taiwan. LaRouche responde

1 de febrero de 2010

31 de enero, 2010 (LPAC).— Durante la videoconferencia de Lyndon LaRouche el pasado 30 de enero, le preguntaron que tan serio es ese asunto y ¿en qué rayos es que está pensando Obama?

El 30 de enero el Ministerio de Relaciones Exteriores de China anunció que aplazaba el intercambio militar bilateral con Estados Unidos, así como las pláticas programadas a nivel de viceministros sobre seguridad estratégica, control de armas y proliferación nuclear, como respuesta al anuncio hecho por Estados Unidos sobre las ventas de armas a Taiwan, las cuales el ministerio de Relaciones Exteriores declaró que "causan daños severos a las relaciones entre Estados Unidos y China". Los objetos vendidos incluían misiles Patriots, helicópteros Blackhawk, y rastreadores de minas.

El viceministro de Relaciones Exteriores chino, He Yafei, convocó al embajador de Estados Unidos en China, John Huntsman, para una reunión urgente, ante quien hizo una grave amonestación. El Ministerio emitió una declaración en la cual el viceministro He señala que la decisión estadounidense "constituye una grosera intervención en los asuntos internos de China, pone en riesgo seriamente la seguridad nacional de China y daña los esfuerzos pacíficos por la reunificación de China. El plan de Estados Unidos definitivamente socavará más las relaciones entre China y Estados Unidos y tendrá un impacto negativo serio en los intercambios y la cooperación en áreas importantes entre las dos naciones, y traerá consecuencias que ninguna de las dos naciones tienen deseos de ver". El Ministerio de Relaciones Exteriores agregó que China además impondría sanciones a las compañías estadounidenses que estuvieron involucradas en las ventas. La declaración también advirtió que la venta de armas también afectaría la cooperación con los Estados Unidos en cuestiones importantes tanto regionales como internacionales.

Una fuente de inteligencia estadounidense veterana señaló que el Gobierno de Obama había rechazado una cantidad de sistemas militares que Taiwan había pedido, incluyendo aviones de caza F-16, y que parte del motivo para que los chinos contestaran de manera tan dura fue por las altas expectativas que había para la mejora en las relaciones chino-estadounidenses bajo el Gobierno de Obama, cambio que no se ha materializado. La fuente destacó la importancia de la continuación y la expansión de los lazos militares bilaterales, que van muy atrás de la cooperación económica y política chinoestadounidense. La fuente agregó que los chinos se molestaron más aún por la presión creciente contra la política monetaria y financiera de China, en especial porque China jugó un rol central para ayudar a "estabilizar" al sistema financiero internacional actualmente en bancarrota, durante su desintegración en el 2008.

En su videoconferencia por Internet el sábado 30 de enero, Lyndon LaRouche abordó este tema comenzando por el papel del Presidente Obama:

"Obama es un agente británico. No es un estadounidense leal. Pero, por encima de eso, no sirve para nada. La cuestión es que, esta es una operación británica deliberada en contra de China. Ahora, la cuestión clave que tienen que hacer es que tienes que decir, cuál es la queja de los chinos en todo esto. Bueno, tu estás en lo correcto. Pero nosotros no consideramos a Obama nuestro Presidente. El es una herramienta de los británicos. Ahora, tenemos que juntarnos para deshacernos de este títere. Es una cuestión humanitaria, no una cuestión diplomática. Queremos un Presidente humano. En estos momentos no lo tenemos. Y esa es la manera en que tienes que abordar esto. Tenemos que ser francos. Ya sabes, hay quien dice, 'bueno, China hizo esto'. Ya ves, ese es el VIEJO juego, el viejo juego británico: poner a pelear a dos pueblos. Crear un asunto para ponerlos a pelear uno contra otro. Luego déjalos que se conviertan en enemigos que quieren hacerse maldades entre ellos. Esto es lo que Google estaba haciendo. La misma cosa. Una insensatez. No es Google, eso fue orquestado. Es Obama. Son los británicos. Así que, ¿porqué no decirlo? Digamos, esta es otra razón para salir de Obama".