Desplome en la construcción de EU: parece que la Ley de Estímulo no fue más que una jalada

9 de febrero de 2010

8 de febrero de 2010 (LPAC).- El desplome en el empleo en la construcción en proyectos públicos y privados en Estados Unidos es tan absoluto, que el desempleo oficial en la industria de la construcción saltó a un 24.7% a nivel nacional en enero, de 18.7% en octubre de 2009. Sin embargo, esta cifra es una subestimación de la realidad considerable: no se cuentan como desempleados las grandes cantidades de desempleados de la construcción reales que se salieron de la industria y están volteando hamburguesas o como ayudantes de enfermeras o en cualquier otro trabajo de bajos salarios. Por ejemplo en el noroeste, en donde la cifra oficial de desempleo en la construcción es superior al 30%, en realidad ha desaparecido cerca de la mitad del empleo en la construcción total, y todavía se siguen abandonando o congelando nuevos proyectos.

Lyndon LaRouche, el principal economista a nivel mundial, comentó "Parece que la 'Ley de Estímulo' no fue más que una jalada",

En muchas regiones, funcionarios sindicales reportan que un 30% de sus miembros están desempleados o "calentando asientos". En los últimos 14 años nunca me había faltado el trabajo por más de una semana" dijo Pat O'Connor, 57, un carpintero de Connecticut. Sin trabajo desde julio, O'Connor dice, "es un mal sueño que se convierte en pesadilla. ¿Se acabó la construcción? Simplemente está horrible ahora. Nadie esperaba esto. Es una depresión".

"Ahora, no hay trabajo en ninguna parte" dice Mark Erlich, cuyo Consejo Regional de Carpinteros de Nueva Inglaterra representa a 22,000 sindicalizados en seis estados.

"El problema más grande es la falta continua de financiamiento" dice Jerry Rhoades, secretario ejecutivo y tesorero del Consejo Regional de Carpinteros de Florida. "Hace tres años, había tres contratistas licitaban por un proyecto, ahora 90 contratistas licitan por un proyecto. Eso muestra qué tan desesperada está la gente".

El sistema bancario de EU, desplomado y totalmente sin reorganización y sin reconstrucción está en el centro de este problema "desde adentro" de la industria. Pero la cuestión política más amplia es la falta absoluta de seriedad en las inversiones federales en ninguna de las áreas importantes de infraestructura, a pesar de un déficit en la infraestructura física equivalente a entre $5,000 y $10,000 millones de dólares en inversiones en la economía. El nuevo presupuesto del presidente Obama no contiene inversiones serias en infraestructura, y recorta el presupuesto del Cuerpo de Ingenieros del Ejército (ACE por siglas en inglés) en un 10%. Y la "ley de estímulo" Obama-Biden ha resultado ser pura masturbación, por el impacto que ha tenido sobre una construcción que se desintegra.

En California, un gerente de proyectos de Ollman's, una de las "400 más importantes" firmas de contratistas de EU, le dijo al New York Times, "no he visto ningún repunte. El futuro no se ve promisorio".