Giuliano Amato propone la creación de un Fondo Monetario Europeo para salvar al euro

17 de febrero de 2010

16 de febrero 2010 (LPAC).— El "Sr. Tratado de Lisboa", Giuliano Amato propuso hoy crear un Fondo Monetario Europeo, para salvar al sistema monetario del euro. En una entrevista con el periódico italiano La Repubblica, Amato dijo que solo hay dos soluciones a esta crisis: "La primera es la 'Bundesbankización' de Europa (haciendo referencia al Banco central de Alemania, el Bundesbank), porque sería Alemania, el país mas afectado por los pagos, porque sabe que deberá financiar la mayor parte de ellos, para encargarse de las cuotas de soberanía fiscal que Grecia, en este caso, deberá abandonar". El segundo escenario es la creación de un Fondo Monetario Europeo, al estilo del Fondo Monetario Internacional. "El Fondo podría conseguir dinero en el mercado emitiendo los bonos europeos que Alemania siempre ha rechazado, porque los considera un compromiso indirecto. Pero cuando la alternativa es una obligación que es una carga directa a tu presupuesto, una obligación indirecta a través de los eurobonos podría considerarse como una mejor perspectiva".

Amato, socialista fabiano, que recientemente fue nombrado asesor del Deutsche Bank para "escenarios económicos y políticos y sobre las evoluciones de las regulaciones", dice que Grecia y España "se merecen un tratamiento de shock". El cree que "la propagación tiene efectos útiles", y que el sicario económico de Londres Mario Graghi en el Banco Central Europeo sería "la persona correcta en el lugar correcto". El propone una política industrial "orientada al futuro" que no puede "depender de plantas nucleares".

Otro socialista fabiano, el ex ministro de finanzas Tommaso Padoa Schioppa, hoy hace un llamado para cerrar el trecho que hay entre la moneda y el Estado. La crisis del euro pone de manifiesto la debilidad de una moneda que no tiene un Estado —escribe Padoa Schioppa en un artículo publicado por el periódico Corriere della Sera, titulado "Soberanía en transición"— y que "comenzamos a entender que ha llegado el momento para el 'Estado del euro' ".