Las propuestas de salud de Obama: pura propaganda

23 de febrero de 2010

23 de febrero de 2010 (LPAC).- Al igual que sus "cuotas a los bancos para recuperar el dinero del TARP", su "regla Volcker" de la que se deshizo rápidamente, y su "iniciativa sobre empleos" leída apresuradamente del anotador electrónico, el nuevo "plan de salud" del presidente Obama no es más que un plan de propaganda que esconde la misma política fascista de eutanasia como la que ya fue rechazada tajantemente por la población estadounidense con una "huelga de masas".

El "nuevo" plan de Obama presentado el lunes para su reunión controlada con miembros del Congreso ("la cumbre") el 25 de febrero, no es un proyecto de ley sino que es una larga serie de alegatos de lo que se supone que va a lograr su legislación: desde una apresurada utopía aquí en la tierra, la cura para el resfriado común, seguro para casi todo mundo, y un presupuesto balanceado. Los detalles reales del proyecto de "reforma" a la salud del Senado —el 'plan Obama" anterior— ya no están ahí. Los rasgos perversos que fueron atacados y derrotados en las batallas políticas del año pasado están presentes pero ya no los mencionan, en particular la Comisión Medicare (o panel de la muerte llamado IMAC). Solo se refieren a esta junta encargada de ir eliminando año tras año, exámenes, procedimientos y hospitalizaciones de la cobertura del Medicare. Por ejemplo: "El [plan de Obama] crea un grupo independiente de doctores y expertos sobre servicios de salud encargados de presentar sus mejores ideas para mejorar la calidad del Medicare y reducir los costos para los beneficiarios del Medicare". El impuesto a las prestaciones de los planes de salud existentes se vuelve más universal, aunque alegan que se demorará hasta el 2018.

El único aspecto que tiene nombre, es pura propaganda: una Comisión de Evaluación del Seguro de Salud, un panel de siete miembros que determinarán los aumentos "razonables" en las primas y pagos de los asegurados en las pólizas de seguros de salud; se supone que esta Comisión, junto con la secretaria de Salud y Recursos Humanos (HHS), Katherine Sebelius, pueden bloquear "potencialmente" los aumentos "irracionales" que hagan las HMO. Este es el saludo de Obama a la revuelta de California por las alzas del 40% en las pólizas anunciadas por la HMO Anthem Blue Cross.

En el plan de Obama se supone que las exenciones fiscales para las pequeñas empresas que otorguen seguro, y los subsidios a través del Medicaid para los trabajadores de bajos ingresos que compren su propio seguro, deben volver más costeable los robos cada vez mayores de las HMO. Dejando por un lado la verborrea, aumentan el costo en papel de su propuesta de 10 años en $950 mil millones de dólares, dice la Casa Blanca, aunque la Oficina de Presupuesto del Congreso informó apresuradamente que no podía registrar ese plan porque era demasiado vago.

Se supone que todo esto se va a pagar con el aumento en las multas, a $1,400 al año, para aquellos individuos que no obtengan seguro; aumentos en las cuotas a las corporaciones que no le ofrezcan seguro a sus empleados, supuestamente de $850 al año por empleado; extensión del impuesto FICA del Medicare para cubrir todos los ingresos salariales así como no salariales de aquellos con ingresos de $250,000 o más; y aumentos en los recortes en el programa Advantage de Medicare. El blanco real es el programa Medicare(el programa de salud gubernamental para los mayores de 65 años): recortes en los pagos a los hospitales que traten a los no asegurados, recortes en los pagos de Medicare a los hospitales, doctores y técnicos de diagnósticos; "actuar con dureza en contra del desperdicio, el fraude y el abuso en el Medicare", y por supuesto, el modelo nazi IMAC, que apesta aunque no lo mencionen por nombre.