Importante iniciativa de Francia para extender el uso de la energía nuclear para fines civiles en los países en desarrollo

11 de marzo de 2010

11 de marzo de 2010 (LPAC).— En una importante conferencia internacional en París, organizada por la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCED) y la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) el 8 y 9 de marzo a instancias de la Presidencia francesa, Nicolás Sarkozy anunció que Francia consideraba que a partir de esta fecha, todos los países que cumplan con los reglamentos actuales sobre transparencia tiene el derecho a la energía nuclear para fines civiles."Hemos entrado a una nueva era nuclear, la de su renacimiento" declaró Nicolás Sarkozy en su discurso inaugural. "La analogía con ese período glorioso de la historia europea, hace unos 500 años, indudablemente provocarán algún debate. Pero tienen elementos comunes: el cuestionamiento de las viejas creencias y los miedos irracionales y la fe en la ciencia y la tecnología".

Claramente, con esta conferencia Francia busca retomar de nuevo el liderato en el uso de la energía nuclear para fines civiles a nivel mundial, uno de los últimos activos científicos y de tecnología avanzada que tiene, después de dos fracasos importantes: la pérdida de un contrato nuclear por 24 mil millones de euros en los Emiratos Árabes Unidos ante KEMCO de Corea del sur, y el fiasco de la cumbre de Copenhague en donde Francia se alió a su enemiga histórica, la reina de Inglaterra, y con Angela Merkel, para tratar de imponer un marco dictatorial mundial que supervise las cuotas de reducción de CO2. (Desafortunadamente, desde los 1980, Francia ha estado usando el tema del carbón para promover su energía nuclear, y eso todavía continúa).

Nicolás Sarkozy también trató de disipar las acusaciones de que Francia se unió a la cruzada malthusiana británica. "La población mundial está creciendo... y las necesidades energética de nuestro planeta también crecen", dijo. En cuanto a la solución a lo que la IAEA ha anunciado que será un incremento del 40% en el consumo de energía para el 2030, "las ideologías que piden revertir el crecimiento y el progreso no ofrecen ninguna solución. La solución radica en la diversificación... racionalización y el progreso tecnológico y científico". Sarkozy hasta se puso poético: "Hagamos a un lado los estereotipos y sospechas de motivos ocultos. Los países del mundo no están divididos entre aquellos con tecnología nuclear, que celosamente guardan sus privilegios, y aquellos que exigen el derecho que los otros les están negando... Por el contrario, yo creo que la energía nuclear puede ser el cemento que una nueva forma de solidaridad global". En su discurso de clausura, el primer ministro francés Franáois Fillon incluso aludió a Jean Jaures, de que "todos los países tiene un derecho igual al desarrollo y el crecimiento. Todos tienen un derecho igual a la energía que es su precondición". Fillon también afirmó que Francia "no es favorable al decrecimiento" y citó a de Gaulle de que la solución a los problemas "no es volver a las lámparas de petróleo o que la marina regrese a los barcos de vela".

Sarkozy hizo unos comentarios y propuestas vigorosas: 1) la energía nuclear es responsabilidad de los estados, no de la incumbencia privada, porque las inversiones son a muy largo plazo y voluminosas; 2) Hizo un llamado para "ponerle fin al ostracismo en contra de las inversiones nucleares entre los organismos financieros internacionales" y propuso que el "Banco Mundial, el EBRD [Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo], y los bancos de desarrollo se comprometan resueltamente a financiar" dichos proyectos. 3) Subrayó la necesidad de programas de entrenamiento para todos los nuevos candidatos y anunció la creación de un Instituto Internacional de Energía Nuclear que entrene ingenieros y cuadros. Jordania acaba de crear el primero de los institutos de este tipo, en donde Francia está compitiendo en la venta de varias plantas de energía nuclear, lo mismo que los coreanos. Recientemente se creó un instituto franco-chino y funciona en la Universidad de Cantón; 4) La seguridad tiene que ser una de las principales prioridades, dijo Sarkozy, tratando de vender la pericia de Francia en esta materia, opuesta al tipo de "energía nuclear de bajo costo". Propuso que dentro del contexto de la IAEA se cree un organismo independiente que certifique varios reactores nucleares en el mercado siguiendo un criterio de seguridad. 5) Abordó el tema de cumplir con la no proliferación. 6) con el fin de salvaguardar un acceso seguro al combustible nuclear, Sarkozy también propuso que dentro de la IAEA se cree un "banco de combustible nuclear" al que tengan acceso los nuevos países nucleares si pierden sus abastecedores de combustible nuclear. 7) Recomendó el reciclamiento del combustible nuclear gastado, como lo han decidido varios países como Francia, Rusia y otros.

Lyndon LaRouche observó que cuando Francia se halla contra la pared, demuestran su independencia y aquí demostraron su independencia de Londres. LaRouche ya había descrito en su videoconferencia por Internet del 30 de enero que las regiones del mundo que están comprometidas con la energía nuclear, y otras tecnologías con una alta densidad de flujo energético, se están moviendo en dirección del progreso en tanto que las naciones que están rechazando estos avances, se dirigen hacia su perdición. Así que esta movida de Francia es importante. También sucede que esta conferencia se produjo en el contexto de las campañas electorales en Francia, en donde Solidarité et Progrés (que promueve las ideas de LaRouche) tiene 91 candidatos, en donde forma parte importante de su política un renacimiento nuclear global, y con elecciones regionales para el 14 de marzo.

Con esta conferencia, parece que los franceses también quieren ganarle la delantera a los EU, que en la conferencia en Washington sobre la "proliferación nuclear" del 15 de abril también va a ponerle fin a la moratoria a las exportaciones de tecnología nuclear.