Veteranos encuestadores demócratas advierten sobre la catástrofe que se cierne sobre los demócratas en noviembre

13 de marzo de 2010

13 de marzo de 2010 (LPAC).— En lo que Lyndon LaRouche caracterizó como otro "artículo indicativo" de la caída de Obama, los encuestadores demócratas de vieja data, Patrick Caddell y Douglas Schoen escribieron un artículo firmado, publicado en el Washington Post, que titulan "La ambición ciega de los demócratas: la presión por la reforma a la salud podría significar el fin del partido en noviembre". Cita "La marcha de la insensatez" de Barbara Tuchman y su evaluación sobre el auto engaño de las potencias marchando hacia la Primera Guerra Mundial, que, dicen ellos, capta la situación de Obama y el liderato del Partido Demócrata en el momento de reiniciar sus esfuerzos por hacer que se apruebe el proyecto de ley sobre salud.

La "persistencia ciega de los demócratas frente a la realidad amenaza con convertir esta marcha de la insensatez política en una derrota desordenada en noviembre", advierten, agregando que, hubo un momento después de las elecciones especiales en Massachusetts, cuando parecía que Obama y el liderato demócrata se habían dado cuenta de la realidad de la situación sobre los servicios de salud. "Sin embargo, como si hubiera sido una sirena seductora de la mitología griega, se erigió de nuevo la tentación de una reforma a los servicios de salud".

La realidad, a la que se han cerrados los ojos voluntariamente los demócratas, es que ya se acabó la batalla por ganarse a la opinión pública. " Unos servicios de salud integrales están perdidos" continúan. "Si fracasan, como parece posible, los demócratas recibirán el impacto de la reacción del electorado. Sin embargo, si se aprueba, los demócratas enfrentarán una reacción todavía más calamitosa en las casillas. Desear, rogar y pretender no va a cambiar estos resultados"

Caddell y Schoen repasan los datos de las encuestas que muestran que una sólida mayoría de los estadounidenses se oponen a esta reforma a los servicios de salud, "No podemos recordar que, en toda nuestra experiencia como encuestadores, haya habido tal desinformación de auto engaño de los datos recabados". A menos que los demócratas cambien fundamentalmente su enfoque" concluyen, "van a producir no solo una marcha de la insensatez, sino que corren también el peligro de un desastre absoluto en noviembre".