Los mensos orates Obamadores apresuran su salida del cargo

27 de marzo de 2010

27 de marzo de 2010 (LPAC).— La respuesta en las calles, los hogares y en los salones de reuniones por todo Estados Unidos, desde que Obama metió a marchas forzadas su legislación de salubridad fascista y todas sus órdenes ejecutivas, muestra que Lyndon LaRouche estuvo correcto en lo que planteó en su videoconferencia del 13 de marzo pasado, cuando dijo que Obama pudiera quedar fuera del cargo muy pronto, y no por fuerza de ese Congreso sin agallas sino por la del pueblo estadounidense con su liderazgo.

Los obamadores como se conoce a los seguidores dizque "conservadores" de Obamay muchos otros en los medios informativos, ahora dan voces de que ahora "tienen impulso" y están apuntando de inmediato a recortar al Seguro Social, utilizando el Consejo Consultivo Independiente de Medicare (llamado IMAB por sus siglas en inglés) para recortar el propio Medicare (el programa gubernamental de atención médica a los mayores de 65 años), y aprobar más leyes fascistas sobre el "cambio climático", una dizque "regulación financiera" a favor de Wall Street, y otras cosas. La verdad honda y lironda es muy distinta.

La primera encuesta nacional luego de que se aprobó el plan de salud de Obama, muestra que una enorme mayoría de estadounidenses, 55%, quieren que se revoque. Un comentarista de radio de una estación importante de Washington, D.C. se lamentaba ante su público: "Qué es toda esta locura que se habla de enjuiciar al Presidente Obama... todos los días me llegan e-mails..." Miembros del Congreso de ambos partidos hablan abiertamente de que no se pueden reelegir (cuando no han decidido ya renunciar a la reelección). El "impulso" de la huelga política de masas se hizo más fuerte en contra de Obama y el Congreso (y en particular del plan de salud nazi) desde que aprobaron esa cosa.

Pero más notables son los indicios permanentes que vemos en la actividad organizativa, de como se difunde entre la población el poder para comunicar y recibir conceptos profundos y apasionados sobre el hombre y la naturaleza, en torno a las ideas de LaRouche y su liderazgo, incluso frente a la hostilidad manifiesta de algunas capas de la población.