Atrapados (otra vez), agentes británicos en provocaciones terroristas contra Estados Unidos

31 de marzo de 2010

30 de marzo de 2010 (LPAC).— Las provocaciones manejadas por los británicos apuntan a desviar la difundida animosidad hacia Obama y su mortal política de salud, mediante un potencial asesinato y martirio del Presidente, dado que desde su perspectiva, es ya una pieza dañada y desechable.

Un agente británico llamado Mike Vanderboegh, autoproclamado dirigente "miliciano" antigubernamental, se jactó ante los medios informativos la semana pasada que el era el responsable de la consigna de lanzar ladrillos por la ventana a los demócratas. Este mismo Vanderboegh está organizando una provocación armada cerca de Washington, planeada para el aniversario del bombazo de la ciudad de Oklahoma el 19 de abril de 1995.

Públicamente alega que no tiene como objetivo el asesinato de Obama. Pero Vanderboegh denigra a Abraham Lincoln y lo señala como asesino en masa y afirma que cuando comience la próxima Guerra civil, el lado antigubernamental no cometerá el mismo error que cometió la Confederación: "Nos aseguraremos de que el gobierno empiece a disparar primero".

- La creación de un agente británico "miliciano" -

Toda la carrera de Vanderboegh fue creada por el infame operativo británico antiestadounidense Ambrose Evans-Pritchard.

Cuando residía en Estados Unidos a mediados de los 1990, como jefe del despacho del diario británico Daily Telegraph en Washington, Evans-Pritchard estableció una red de grupos paramilitares vinculados a la inteligencia británica y a elementos corruptos de las fuerzas armadas estadounidenses. Mike Vanderboegh, y otro agente de Evans-Pritchard, llamado Jon Roland, trabajaron juntos como lugartenientes de la pandilla británica que maneja a los agentes abiertos y a los populistas ingenuos del movimiento de la "milicia", que según Evans-Pritchard y otros manipuladores británicos decían que estaba dirigido contra el entonces Presidente Bill Clinton.

En el libro de Evans-Pritchard de 1997, The Secret Life of Bill Clinton (La vida secreta de Bill Clinton), el británico describe como el mismo impulse a Vanderboegh hasta la fama pública, como su seguidor leal a raíz del bombazo terrorista contra el Edificio Federal Murrah en la Ciudad de Oklahoma en 1995. Evans-Pritchard puso en acción a Vanderboegh en el intento británico de controlar la percepción pública de las actividades criminales encubiertas, y la posible exposición franca del papel británico.

Evans-Pritchard escribió que con "la abdicación de la gran prensa, los estadounidenses han tenido que buscar en otra parte una perspectiva más iluminante [de lo que estaba detrás del bombazo], notablemente el John Doe Times. Es un ciberperiódico por Internet publicado por el gerente de una bodega en Birmingham, Alabama -Mike Vanderboegh- dedicado a denunciar la evidencia de una conspiración más amplia".

Evans-Pritchard relata que Vanderboegh era un miliciano -no deja saber que estaba en la "Constitutional Militia" (Milicia Constitucional) creada por Jon Roland y la pandilla de Evans-Pritchard a comienzos de 1994. Dice en su libro que Vanderboegh supo del caso del bombazo durante "una reunión cordial" con un agente federal. "El grupo miliciano de Vanderboegh le había hecho un favor a los federales, ayudándoles a resolver un caso de un robo en una base militar".

Vanderboegh comenzó a poner su ciberperiódico John Doe "explicando" el bombazo luego de leer un artículo de Evans-Pritchard, y ponerse en contacto con los contactos de Evans-Pritchard. Todo lo que sacó Vanderboegh en su resumidero británico John Doe Times entre 1996 y 1997, se puede ver en el portal de Jon Roland en Internet.

- La provocación homicida. Una repetición -

Este 19 de abril, el 15avo aniversario del bombazo terrorista que mató a 168 personas, varios participantes concientes o engañados planean llevar armas automáticas cargadas a una manifestación en Fort Hunt National Park, al sur de Washington, D.C., para ser incitados por Mike Vanderboegh y sus colaboradores. De ahí planean ir con sus armas en autobuses hasta Gravelly Point, directamente frente al Río Potomac desde la alameda de Washington (Mall, en inglés), procurando incitar una respuesta de los funcionarios federales.

En su propia página de Internet, Sipsey Street Irregulars (Irregulares de la Calle Sipsey), donde Vanderboegh instruye a los lectores sobre cómo prepararse para la guerra civil inevitable, ha puesto un artículo de su "viejo compadre Ambrose Evans-Pritchard", una propaganda británica para fomentar un conflicto entre Estados Unidos y China.

La provocación armada planeada repite las actividades criminales anteriores de la pandilla de Evans-Pritchard. Unos cuantos días antes del bombazo de 1995 en Oklahoma, Jon Roland promovió entre los participantes de la milicia un informe elaborado por lord Wiliam Rees-Mogg del Times de Londres, donde señala que el gobierno de Clinton comenzaría a oprimir a los milicianos, y llevaría a cabo una gran campaña de bombazos terroristas para culpar a los milicianos. Luego indujo a milicianos despistados a participar en una manifestación el 25 de marzo de 1995 en Cuero, Tejas, a ver si los arrestaban o les disparaban.

El propio Roland le dijo posteriormente a este servicio de noticias que Evans-Pritchard lo había puesto "en contacto con agentes de inteligencia de todas partes del mundo", y que juntos habían puesto a varios agentes a cargo de grupos de milicianos en el Medio Oeste y en Tejas. Uno de esos agentes, el autoproclamado ex agente de inteligencia naval Brad Glover, fue arrestado en julio de 1997 acusado de planificar un bombazo en una base militar.

Jon Roland, un "federalista mundial" declarado, ahora figura con Vanderboegh, un "ex maoísta" declarado, en el blog Sipsey Street Irregulars, fomentando el fin de Estados Unidos para su "viejo compadre" Evans-Pritchard.

Su gerencia británica por su papel con despistados extranjeros le viene por tradición familiar. Su padre, sir Edward Evan Evans-Pritchard, estudió la irracionalidad de las religiones africanas nativas que las pudiera hacer vulnerables al control imperial británico, y más tarde manejó tropas nativas para el Servicio de Inteligencia Británica, MI6.