Moscú acusa a Estados Unidos de connivencia con los productores de droga afganos

1 de abril de 2010

31 de marzo de 2010 (LPAC) — El pasado 28 de marzo, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia acusó a Estados Unidos de "connivencia" con los productores de drogas de Afganistán, al rehusarse a destruir los cultivos de amapola. De este modo, los funcionarios rusos expresan su creciente frustración ante la indisposición de Washington para tomar cualquier medida para parar la enorme producción de opio afgano, el cual está causando estragos al interior de Rusia y de Eurasia, y que financia a los terroristas yihadistas contra Rusia. Esta es la segunda vez en una semana que Moscú le hace un severo llamado de atención a occidente con relación a la política antidrogas.

La manera de ver el asunto de los ruso y de Lyndon LaRouche, coinciden. La actual política sobre drogas del gobierno de Obama en Afganistán está allanando el camino a los terroristas. Es pertinente preguntar, ¿cuántos estadounidenses morirán, como resultado de esta política?

La declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso señala que desde febrero, los marinos estadounidenses se han adentrado en la provincia de Helmand, una de las principales regiones productoras de opio de Afganistán, pero le han dicho a los campesinos de la región que no van a destruir los cultivos de amapola que se encuentran en la estación de floración. "Creemos que tales declaraciones son contrarias a las decisiones tomadas en las Naciones Unidas, y otros foros intencionales, sobre los problemas del narcotráfico afgano", dice la declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso dado a conocer por la embajada en Kabul.

Si los efectivos de la OTAN no van a emprender actividades de erradicación de cultivos de drogas, deberían dar protección a los afganos para que lo hagan, dice el comunicado. Omitir la erradicación de plantíos de amapola "pasa por alto el hecho de que miles de personas mueren por la heroína... incluso en Afganistán", agrega el comunicado. "La 'conmovedora' preocupación por los agricultores afganos significa realmente, si no directamente, si ciertamente de modo indirecto una connivencia (con) los productores de droga", señala. La semana anterior, el embajador ruso ante las Naciones Unidas, Vitaly Churkin, dijo ante el Consejo de Seguridad de la ONU que los comandantes estadounidenses y de la OTAN deben continuar con la erradicación de cultivos de amapola. La OTAN rechazó las críticas y dijo que Rusia podría ayudar más aportando ayuda para combatir la insurgencia.