Obama es "culpable de crímenes enjuiciables", dice el escritor David Lindorff

3 de abril de 2010

3 de abril de 2010 (LPAC) — El periodista investigador David Lindorff, quien colaboró de manera muy cercana con el representante John Conyers en la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes entre 2005 y 2006, en la elaboración del caso para enjuiciar a Dick Cheney y a George W. Bush antes de que la prsidenta del Congreso, Nancy Pelosi, pusiera el enjuiciamiento "fuera de la discusión" es el primer ex seguidor de Obama que pide el enjuiciamiento de Obama.

En un artículo titulado "El enjuiciamiento de Barack Obama", fechado el 1 de abril, que se reproduce ampliamente en portales electrónicos afiliados al Partido Demócrata y otros de la izquierda, Lindorff recuerda que entre 2005 y 2006 el escribió "La causa del enjuiciamiento" donde planteaba que Cheney, Bush, y otros miembros del gobierno deberían ser "enjuiciados por crímenes de guerra, así como por crímenes contra la Constitución de Estados Unidos".

"Tristemente, es momento de decir, a solo 14 meses del actual período de este nuevo Presidente, que sí, este Presidente y algunos de sus subordinados, también son culpables de crímenes enjuiciables, incluyendo a muchos de los mismos crímenes cometidos por Bush y Cheney".

Lindorff refiere como causales las siguientes: La escalada bélica en Afganistán y el empleo de mercenarios ahí que llevan a cabo asesinatos selectos; los ataques ampliados a civiles; la omisión de enjuiciar a quienes autorizaron y perpetraron el uso de la tortura; el empleo de escuadrones de la muerte en Irak; y la escalada de espionaje telefónico sin autorización. Añade además que "hay suficiente evidencia" para pedir también el enjuiciamiento de Timothy Geither por encubrir los delitos de Wall Street y ser parte de una "regaladora sin precedentes". Pero luego, ya sea por miedo o confusión, o ambas cosas, Lindorff incluye a Robert Gates y a Eric Holder también como culpables de delitos enjuiciables.

Obama se hunde porque LaRouche abrió la batalla para decir la verdad y sacarlo del cargo. Lindorff es solo el primero de la izquierda liberal que se enfrenta al hecho de que Obama se debe ir, y no será el último.