Parlamentaria afgana dice que tropas británicas entrenaron a los expertos en el cultivo de opio en Helmand

22 de abril de 2010

21 de abril de 2010 (LPAC) — Era un secreto a voces. Sin embargo, viniendo de una miembro del Parlamento de Afganistán, Nasimeh Niazi, la noticia pudiera hacer que se pararan algunas orejas, dentro y fuera de Afganistán. Niazi le dijo el 20 de abril a la Agencia de Noticias Fars (FNA), una agencia noticiosa de Irán, que las tropas extranjeras desplegadas en Afganistán estaban involucradas en la producción y tráfico de drogas ilícitas en el país, y agregó que las tropas británicas han estado entrenando a expertos en opio. A principios de 2006 los británicos desplegaron 7,000 efectivos a la provincia de Helmand. La provincia de Helmand, en donde se produce casi el 50% del opio afgano, empezó a registrar ese año un enorme crecimiento en la producción de opio. En 2007 alcanzó un nivel de 4,400 toneladas, lo que es casi equivalente a lo que se consume a nivel mundial anualmente. Con ayuda de los investigadores británicos, la productividad en la producción de opio ha crecido enormemente.

Niazi también señaló que la provincia de Helmand en el suroeste de Afganistán, se ha transformado en un centro redituable en donde las naciones extranjeras pueden obtener ganancias para sus despliegues en el país. Los laboratorios de producción de heroína en Helmand, que no existían antes de la guerra en Afganistán encabezada por EU, ahora son abundantes y funcionan abiertamente, agregó Niazi. También es importante notar que con la ayuda de los 'expertos "extranjeros" (léase: británicos), ha habido en Afganistán un aumento del 30% en la conversión del opio en heroína.

La parlamentaria se refirió a su viaje reciente a la provincia de Helmand, y dijo que durante el mismo, las fuerzas extranjeras aparentaron que estaban destruyendo las cosechas de granjas productoras de amapola, pero "me dí cuenta de que ellos, de hecho, estaban destruyendo algunas granjas pequeñas cuyos propietarios eran campesinos pobres sin ningún poder, y que solo plantaban una o dos hectáreas de amapola de opio" para poder sobrevivir.