¿Quien anda metido en hacer estallar la península coreana?

4 de may de 2010

3 de mayo de 2010 (LPAC) — Nos encaminamos a una crisis potencialmente grande en la península coreana en las próximas horas y Lyndon LaRouche ha planteado la pregunta: ¿Quién está realmente detrás de esta crisis?

Hace un mes empezó el sorpresivo peligro de guerra en la península coreana con el hundimiento del barco Cheonan de la Armada de Corea del Sur. El gobierno coreano, con la ayuda de expertos internacionales, entre ellos de la Armada de EU está llevando a cabo una investigación sobre la explosión que partió en dos el barco y mató a 46 marinos. Ayer, el Ministro de Defensa de Corea del Sur, Kim Tae-Young, fue entrevistado por la televisora nacional KBS y prometió que los responsables del asesinato de nuestros soldados van a pagar las consecuencias. Un diplomático estadounidense no identificado, entrevistado este fin de semana en la prensa coreana, dijo que es casi seguro que fue Corea del Norte la que llevó a cabo el ataque. Se especula ampliamente sobre los motivos, si es que en verdad los norcoreanos realmente llevaron a cabo el ataque. Según funcionarios de alto nivel de Corea del Sur, el ataque, si es que fue premeditado, pudo haber sido en represalia por una confrontación naval que ocurrió en el 2008, en donde Corea del Norte fue la parte perdedora.

El viernes, el presidente de Corea del Sur Lee viajó a Shangai, en donde se reunió con el presidente chino Hu Jin-tao. El incidente naval ocupó el primer lugar de la agenda de discusiones de su breve reunión. El martes, en un evento sin precedentes, el presidente Lee presidirá una reunión con todos los más altos mandos de las fuerzas armadas de Corea del Sur. La situación está al rojo vivo, por decir lo menos, a pesar de las declaraciones de funcionarios en la Casa Azul de que no tiene ningún deseo de una confrontación militar con el Norte.

Es precisamente en este contexto que LaRouche planteó la pregunta: "No se trata nomás de Corea del Norte" dijo LaRouche. "¿De que se trata? Yo creo que la autoría de esta crisis está en otro lado. Huele a los británicos. ¿Por qué? Porque sus operaciones siempre están orientadas a crear un caos perpetuo. Yo veo el caos, no la represalia, como la fuerza motriz detrás de la maquinación de esta crisis. Y el factor caos solo viene de un solo lugar, globalmente: de los británicos. Claro, están involucrados algunos intermediarios, pero solo el Imperio Británico tiene un motivo lo suficientemente fuerte, históricamente, y la capacidad para provocar un caos permanente" dijo LaRouche.