Brasil entra en una fase de estallido hiperinflacionario

6 de may de 2010

6 de mayo de 2010 (LPAC) — "La desintegración está centrada en Europa y también en Brasil" les advirtió Lyndon LaRouche a los participantes en una reunión privada con diplomáticos en Washington.

De hecho, en la medida en que se extiende la desintegración de la zona del euro por toda la región, la situación en Brasil —que es el destino del acarreo de fondos que es tan esencial para la burbuja especulativa internacional del grupo Inter-Alfa— entra ahora a una fase de estallido hiperinflacionario.

Luego de que el Banco Central de Brasil elevó las tasas de interés en 0.75% la semana pasada, los corredores de los mercados están apostando a que los van a alivianar con otro 1.0% el mes próximo, e incluso más todavía, más adelante, supuestamente debido a que la inflación se está saliendo de control. "Acaba de estallar el frente de la curva" afirma un analista de Citigroup. "La inercia es tan fuerte que es difícil tratar de pararla poniéndose frente a ella".

Los enormes acarreos de fondos especulativos que ingresaron a Brasil llevaron a que el crédito creciera al interior del país en un 47% al año. Así que se necesita elevar las tasas de interés para continuar atrayendo los flujos de acarreos de fondos, para tratar de impedir que estalle la burbuja. Como le advierte editorialmente el Financial Times de Londres a Brasil, la "complacencia" es peligrosa: "las peores caídas se producen justo cuando uno está apuntalando sus cosas". Señalan el hecho de que Brasil está inundado de liquidez y que los precios de las viviendas en Rio de Janeiro se están elevando cerca de un 50% por año, "solo dos alertas iniciales del dolor de cabeza posterior al boom a punto de ocurrir".

Un componente importante de la burbuja financiera dentro del país, con el cual han estado saqueando salvajemente a la población, son los préstamos deducibles por nómina. Esta es una de las grandes zonas de "crecimiento" del Banco Santander en Brasil, y representa más de la mitad de todo el crédito al consumo en el país. Las tasas de interés promedio son del 2.5% al mes y acaban de cambiar las regulaciones para permitirle a la gente adquirir estos tipos de créditos hasta por el 30% de sus ingresos mensuales. Los pensionados en particular son los blanco de estas prácticas depredadoras, en donde un 89% de los pensionados han sido presas de esta operación, con frecuencia debido a que es la única forma en la que pueden comprar alimentos y otros artículos esenciales. Para marzo del 2010, la cantidad total que debían los pensionados, era 111% más de lo que debían el año anterior.