Bennett habla del gancho al hígado que le asestó la huelga política de masas

17 de may de 2010

17 de mayo de 2010 (LPAC) — Como si fuera un boxeador que acaba de recibir un nocaut, el senador Bob Bennett por Utah todavía con los ojos nublados recuperó la consciencia para describir el gancho inesperado —del proceso de huelga política de masas que se apodera cada vez más de la vida política en EU— que lo sacó de su reelección en la convención estatal republicana hace una semana. Bennet dijo en el programa "State of the Union" (El estado de la unión) de la cadena de televisión CNN del domingo 16 lo siguiente:

"Obviamente, algo está sucediendo en el país en su conjunto que afectó a las personas que fueron elegidos como delegados a la convención, que creo se puede considerar como una especie de tendencia a nivel nacional... Es furia en contra de Washington. Y... en esta furia, la gente no hace diferencia entre sus representantes en el Congreso y, cito, 'el gobierno federal'.

"No solamente están enojados con el Congreso. Es con el 'gobierno federal'. Y consideran al 'gobierno federal' como una entidad opresiva, que no responde ante nadie, completamente fuera de control, que tienen que combatir de alguna manera, y la mejor forma de combatirla es sacando a todos aquellos conectados con ella, sin importar si son conservadores, liberales, negros, blancos, hombres, mujeres. No importa; hay que sacarlos a todos. Y ese era el estado de ánimo de los delegados".

Sobre las próximas elecciones primarias a celebrarse en un futuro inmediato por curules en el Senado y la Cámara de Representantes, la agencia de prensa Associated Press reporta una encuesta de AP-Gfk, según la cual solo el 36% de los votantes quieren que sean reelectos sus actuales miembros en el Congreso, una baja comparado con el 43% en abril. En otras palabras, dos terceras partes de todos los votantes quieren "sacan a los holgazanes!". El sentir se captura en una cita de un votante de Alabama: "Yo quiero enviarle un mensaje fuerte y claro a Washington de que no estoy contento. Estoy realmente disgustado, tanto con los republicanos como con los demócratas. Si esto significa que tengo que votar para sacar a todo mundo y dejar en claro mi posición con mi único voto, lo haré".

El aparato de Obama está aterrorizado de que el manejo político esté fuera de control, teniendo que enfrentar elecciones primarias el martes en los estados de Arkansas, Kentucky y Pensilvania.

El senador actual por Pensilvania, Arlen Specter, que cuenta con el apoyo de Obama, se tambalea en las elecciones primarias demócratas al Senado frente al congresista Joe Sestak que le pelea el cargo.

La senadora actual por Arkansas Blanche Lincoln, quien hace campaña con su proyecto de ley para impedir a los bancos hacer transacciones con derivados financieros, parece que está en buena posición frente al contendiente en las primarias demócratas que está casi totalmente financiado por la maquinaria de Soros y Obama (Andy Stern del SEIU).

Rand Paul de Kentucky, hijo del congresista Ron Paul, es el favorito para ganar la candidatura en las elecciones primarias republicanas para reemplazar al senador Jim Bunning, a punto de retirarse.