La clase dirigente alemana histérica ante el fermento contra el euro

17 de may de 2010

16 de mayo de 2010 (LPAC) — El artículo principal del tabloide de circulación masiva más importante de Alemania, Bildzeitung del sábado 15, se centra en la cuestión sobre si debe regresar el marco alemán, lo cual el tabloide gasta buena parte del espacio en atacar, y en asegurar que no hay más alternativa que el euro, que el marco alemán sería la ruina de Alemania y su economía, etc. Esto coincide con la declaración absolutamente histérica de la canciller Angela Merkel, del jueves 13 de mayo en la noche, quien dijo que Europa enfrentaba su mayor crisis existencial desde la amenaza que otrora representó el comunismo; que el euro no tenía ninguna otra alternativa, que simplemente tenía que sobrevivir a como diera lugar. Merkel también declaró su apoyo total al presidente del Banco Central Europeo (BCE) Jean-Claude Trichet, quien le pagó el favor elogiando al gobierno alemán por su política de "límite de endeudamiento" y le pidió al resto de Europa que siguiera el ejemplo de Alemania y realizaran un "salto cuántico" en la consolidación fiscal y la integración de la Unión Europea (UE).

En el mismo sentido están también las declaraciones del presidente alemán Horst Koehler, cuando presentó oficialmente al nuevo presidente de la Corte Constitucional Andreas Vosskuhle, en la ceremonia en Karlsruhe el 14 de mayo. Koehler se salió del discurso oficial para denunciar el hecho de que los políticos y otros que no pudieron bloquear la integración de Europa (es decir, el euro) están llevando sus casos ante la Corte, lo cual Koehler dice que es el camino a la parálisis. Aunque no dio nombres, en general se interpretó como un ataque en contra de los cinco notables que introdujeron una demanda contra el euro. Koehler también defendió el superrescate del Banco Central Europeo (BCE) como sabio y necesario, y como la única alternativa. Un intento bastante flagrante por torcerle el brazo al nuevo presidente de la corte Vosskuhle para que de su veredicto en contra de los demandantes.