Hiperinflación a la Weimar vía Fannie y Freddie

3 de julio de 2010

3 de julio de 2010 (LPAC) — Justo como lo ha venido advirtiendo, repetidamente, Lyndon LaRouche, desde hace un mes, el gobierno de Obama está creando una burbuja hiperinflacionaria a escala Weimar, usando el mismo esquema que perfeccionó Alan Greenspan al principio del estallido financiero, en 1998. La edición impresa del Wall Street Journal la encabezan con el titular "Auge de los bonos hipotecarios; la carrera en busca de activos 'seguros' fuerza la baja de la tasa de préstamos hipotecarios, mientras la recuperación se tambalea". El WSJ informa que los inversionistas están corriendo en tropel hacia los valores respaldados en hipotecas y otros instrumentos de Fannie Mae y Freddie Mac, porque, desde el rescate del 2008, cuando los dos gigantes hipotecarios fueron, de hecho, nacionalizados, se ha asumido que todos sus valores están respaldados por la confianza y el crédito de la Tesorería de Estados Unidos.

Las tasas hipotecarias han alcanzado una baja histórica de 4.58 por ciento, y 90% de todas las nuevas hipotecas en EU están suscritas por Fannie y Freddie. Según la descripción del WSJ: "Los inversionistas están buscando bonos hipotecarios respaldados por el gobierno de EU como un refugio seguro en el tumulto de la economía global, un revés en la fortuna que ha forzado una baja histórica en las tasas hipotecarias para los consumidores... Otrora tóxicos, los bonos hipotecarios se han visto beneficiados en la medida en que los inversionistas buscan activos seguros en medio de la crisis de la deuda europea y el temor de un menor crecimiento global". Los rendimientos de los bonos de Freddie y Fannie son más altos que los bonos comparables del Tesoro de EU y se espera que el Tío Sam pague el rescate de estos activos de casino a su valor nominal, exactamente como lo hicieron tanto el gobierno de Bush como de Obama en el 2008 y 2009, respectivamente.

Esta burbuja está beneficiando a los seis Grandes Bancos que, según el Financial Times de hoy, recibieron de Fannie y Freddie $635 millones de dólares en la primera mitad del 2010, por empaquetar y comercializar los valores respaldados en hipotecas.

En 1998, inmediatamente después del casi desplome del LTCM, el presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan recapitalizó masivamente los bancos comerciales haciendo que Fannie y Freddie le compraran casi toda la cartera hipotecaria a los bancos. Entre el dinero de juguete de la Fed y la política de casi cero tasas de interés, Greenspan fabricó la mayor burbuja en bienes raíces de la historia, la misma burbuja que estalló en el 2007, y la cual, Bernanke, Geithner y compañía están tratando de reinflar de nuevo usando los mismos conductos de Fannie y Freddie.