Tenemos que operar en base al cronograma del mundo real

9 de julio de 2010

9 de julio de 2010 -- Sin la Glass-Steagall, no es posible la recuperación y Estados Unidos estaría condenado a su destrucción. Como dijo Lyndon LaRouche, este verano, entre fines de julio y fines de septiembre, es decir antes del 10 de octubre, nos vamos a ver azotados por una crisis existencial global. Verdaderamente, bajo las condiciones actuales, en noviembre va a desaparecer completamente la actual Cámara de Representantes, lo que será favorable para que se apruebe una Glass-Steagall. Sin embargo, es dudoso que el país sobreviva hasta entonces.

Por lo tanto, es imperativo enfocarse en un cronograma basado en el mundo real para forzar la renuncia de Obama y restablecer la Glass-Steagall. Tenemos que forzar la salida de Obama ahora. Es lo único que nos permitirá conservar la civilización.

Hay una tendencia entre algunos demócratas a estar esperanzados en derrotar a los demócratas malos en el otoño. Están tomando distancia de Obama para alejar su facción. Por lo tanto, no quieren arriesgarse a ofender a sus compañeros demócratas.

Pero están cometiendo un error al pensar que vamos a vivir tanto tiempo. Ellos creen que no debe haber peleas en el Partido Demócrata con el fin de eliminar a los demócratas que se están portando mal.

Nosotros, por otro lado, tenemos la posición ganadora en relación a estos temas. Ya estamos ganando. Todavía no triunfamos, pero lo que importa es que seguimos adelante con el programa de Lyn para la era posterior a Obama.

Tenemos que ganar antes de que termine el verano. De otra forma en ese punto no vamos a tener una nación que defender. Si sacamos a Obama, a principios del verano, vamos a poder recuperarnos, podremos salvar a la nación y podremos salvar al planeta. Si no lo hacemos, lo más probable es que no podamos sobrevivir como forma civilizada de vida durante varias generaciones.

Estamos en un momento ahora en el que la nación no puede seguir existiendo con Obama. En algún momento durante el verano, Estados Unidos como un todo se van a desplomar. Estaremos en una depresión como lo estuvo Weimar bajo la hiperinflación de noviembre de 1923. Va a llegar durante el verano.

Aquellos que piensan que pueden evitar ofender a los aliados de Obama en el Partido Demócrata, están cometiendo un error. No podemos estar de acuerdo con este error.

Cuando ven a Obama haciendo campaña por todo el país a favor de los empleos verdes, como lo hizo el jueves, uno se tiene que preguntar si recortaron el presupuesto de salud mental de la Casa Blanca.

Mientras que la compañía de aviación Cessna planea el despido de 2,000 de sus 8,000 empleados de aviación la próxima semana en Wichita, Kansas, los 1,000 trabajadores restantes en las Instalaciones Ensambladoras Michoud cerca de Nueva Orleans, que produce el tanque externo del Transbordador Espacial, van a ser despedidos en 11 semanas, y cerca de 500 empleados contratistas han sido despedidos en las últimas semanas en el Centro de Vuelos Espaciales Marshall de la NASA en Huntsville, Obama desquiciadamente se jacta de que Smith Electric de la ciudad de Kansas, Misouri, que producen camiones movidos por baterías, recientemente alcanzó un hito al contratar al 50avo empleado. Hasta se puso elocuente sobre Abengoa Solar, que está construyendo la planta solar más grande del mundo, la cual, cuando esté terminada, se jactó, "podrá realmente almacenar la energía que cree para su uso posterior, incluso durante la noche".

Pero la forma en que inició su discurso lo dice todo. "Usualmente me anuncian con algunas cosas especiales, pero creo que la regué: nomás me metí y ya. Así que espero que no les importe. Pero cuando salga, si quieren, podemos desplegar las fanfarrias y la ceremonia y todo eso".