En una muestra de demencia, Chávez revende calumnias ridículas contra LaRouche

17 de julio de 2010
17 de julio de 2010 — Lyndon LaRouche respondió hoy a la reciente ronda de calumnias en su contra aparecidas en los medios informativos oficiales venezolanos, y en especial en sitios de Internet como Aporrea, vinculado al Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y señaló que son ficciones ridículas desacreditadas desde hace mucho tiempo. "Nomás sirven como evidencia concluyente de la demencia de Chávez, o de que alguien está tratando de manipularlo para que se comporte así. Chávez debería considerar lo absurdo de las fábulas que se están recirculando y de su origen", aconsejó LaRouche.

Las calumnias aparecieron a la raíz de la detención de Alejandro Peña Esclusa el pasado 12 de julio por parte de la Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia), por presuntos nexos a planes terroristas para derrocar al gobierno de Chávez. Peña estuvo asociado con LaRouche hasta 1998, y fue reclutado luego como enemigo de la organización de LaRouche, en base a su perfil de inestabilidad sicológica y política de vieja data, y desplegado como un peón prescindible entre las redes de la derecha en Ibero-America.

Aunque más de doce años, y un abismo político absoluto, separan a LaRouche de Peña, los absurdos cuentos fantasiosos fraguan la mentira de que existe un vínculo actual.

"Yo se que Chávez sabe que esas son mentiras", señaló LaRouche. "Que las ande recirculando en este momento significa que, o alguna operación enemiga lo está usando como un tonto, o que está clínicamente demente".

adidas Yeezy 350